top of page

Crónica de un asesino invisible

Autor: Adolfo Franco Escamilla Carranza

El triunfo de la Muerte por Pieter Brueghel el Viejo, 1560-1562



Muchos de nosotros hemos oído o leído algo sobre la terrible pandemia de la peste negra que acabó con la vida de alrededor de un tercio de la población de Europa entre 1346 y 1350, pero quizás sea menos lo que hemos escuchado sobre su procedencia. ¿Fue Europa el origen de la plaga? Si no, ¿cómo llegó ahí en primer lugar?



En 2022 se estrenó el galardonado videojuego A Plague Tale: Requiem, una historia que nos remonta al sur de una Francia ficticia del siglo XIV durante los años de la peste negra en Europa. En una de las escenas emblemáticas del juego, los intrépidos protagonistas Amicia y Lucas se encuentran en un puerto de Provenza intentando escapar de la infección.



Antes de abordar su bote con rumbo a Marsella ambos tropiezan con un pequeño cargamento de seda proveniente de China. Amicia, sorprendida, le dice a Lucas:



Amicia: Hay… cargamentos abandonados. Parece seda… Lucas, mira… seda real.

Lucas: ¿Vendrá de China? Nunca he visto tanta junta. Esto vale una fortuna.

Amicia: Alguien ha hecho esto en el otro lado del mundo.

Lucas: ¿Crees que en China será igual? ¿Crees que tendrán también… ratas?

Amicia: Puede que no… todavía.



En este diálogo, Amicia y Lucas podrían llevarnos a pensar que la enfermedad acaeció antes en Europa que en otras geografías (por ejemplo, China.) La evidencia científica, no obstante, apunta a que Europa no fue el origen de la peste.



La Yersinia pestis (antes Pasteurella pestis) es una bacteria de larga data en los anales de la Historia Universal. El historiador William H. McNeill traza su origen hasta poco después del inicio de la era cristiana, o incluso antes, y lo sitúa ya sea en la cordillera del Himalaya, a lo largo de la frontera entre China e India, o en la región de los Grandes Lagos, en África del Este.



La cepa de Y. pestis que atacó Europa entre 1346 y 1350 fue traída por las huestes del pujante imperio mongol. Dos rutas de contagio, en concreto, son plausibles. La primera comienza en la provincia de Yunnan (sur de China), invadida por los mongoles en 1252-3 durante su conquista del imperio chino (1213-79.) La segunda traslada el epicentro de la infección a las estepas de Manchuria-Mongolia. En todo caso, Y. pestis viajó por las rutas de caravanas de Asia e ingresó a Europa por el Este, vía la ciudad de Caffa (Crimea) en 1346, desatando la ola de muerte que cobró la vida de entre 75 y 200 millones de personas.



En A Plague Tale: Requiem, Amicia ilustra las dimensiones geográficas de la tragedia; esto lo hace al explorar junto con su hermano, Hugo, y su amiga, Sofía, el interior de una fortaleza subterránea construida por una vieja Orden de alquimistas para contener la peste:



Amicia: Es… un mapa de este sitio. Se pueden ver las vías y los braseros.

Sofía: Un mapa no, un plano… Mira los mecanismos…

Hugo: Hay más… Mira… (…)

Amicia: (…) ¿Y todo aquello qué es?

Sofía: Lo mismo, dibujos y mapas. Están nombrados: Dinamarca, Constantinopla; este es de Asia… ¡¿África?!

Amicia: No tenía idea de que la Orden se había expandido tanto…

Hugo: Lo hizo porque podría ocurrir en cualquier lugar.

Sofía: Ocurrir, ¿qué?

Amicia: La peste.


Mapa de la propagación de la peste negra


Ahora, ¿de qué exactamente se protegían los alquimistas de la Orden?



Contrario al imaginario colectivo, —que ve en la rata negra, café o gris el transmisor inequívoco de la peste—, los transmisores de la enfermedad no fueron estos roedores, sino dos criaturas quizá más familiares: la pulga y el ser humano.



Hay distintos tipos de pulga. La pulga de las ratas, en concreto, fue la encargada de transmitir la enfermedad entre comunidades de roedores y de humanos en distintas partes del mundo interconectadas por la guerra o el comercio. Por su parte, varios humanos contagiados de peste potenciaron la cadena de contagio entre los suyos por medio de una variante no tan popular, pero sí más letal: la peste neumónica. (Para los curiosos, existen tres variantes de Y. pestis: la bubónica, la septicémica y la neumónica.)



En la variante neumónica, la infección afecta primordialmente a los pulmones y puede transmitirse entre humanos vía pequeñas partículas expulsadas en forma de tos o estornudos. De hecho, se estima que fue esta variante de la peste (y no la bubónica) la principal responsable de las millones de muertes de europeos durante la pandemia.



¿Qué tan factible es escapar de una muerte que no podemos ver?...



Si algún día llegas a jugar A Plague Tale: Requiem como yo, ten en mente que por más ratas que veas durante la partida, los verdaderos asesinos yacen sueltos, casi imperceptibles al ojo humano, acechando…



 


Aprende más:

Nuestro libro recomendado es - Plagues and peoples por McNeill, William H. Descúbrelo en: https://amzn.to/456Gpnk



Nuestro libro recomendado es - Viruses, plagues, and history: past, present, and future. por Oldstone, Michael B. A. Descúbrelo en: https://amzn.to/45ozjKt



Fuentes:

McNeill, William H. 1998. Plagues and peoples. Anchor Books.


Wikipedia. Yersinia Pestis. Último acceso: 4 de junio de 2023. https://es.wikipedia.org/wiki/Yersinia_pestis





197 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page