• Compass.

El león y la rosa blanca

Actualizado: 23 de ago de 2020

Autor: Fermín Beguerisse Hormaechea

[Sophie Scholl-centro- y Hans Scholl-izquierda-]


Compasión, compasión, compasión, esta ha sido la palabra que el Dalai Lama ha predicado en los últimos años como clave para la paz individual y global. No muy distinta a las palabras que procuraron hacer escuchar el obispo de Münster, Clemens von Galen, y los hermanos católicos alemanes Hans y Sophie Scholl, durante el inhumano y atroz régimen nazi de Hitler.


Frente a los programas masivos de concentración y eutanasia sistematizada, aparentemente justificados por teorías raciales y de productividad, von Galen o el “León de Münster”, luchó por la justicia y la rehumanización de Alemania nazi. Asimismo, influenciados por el obispo católico, Hans y Sophie Scholl echaron a andar una resistencia pacífica e ideológica entre jóvenes universitarios que rechazaban la deshumanización de las juventudes hitlerianas; esta resistencia se habría de conocer como: La Rosa Blanca.


La manera de operar de este grupo de jóvenes era a través de publicaciones clandestinas, situadas en buzones, casetas telefónicas, y en los mismos pasillos de las universidades, procurando propagar un mensaje contrario al defendido por el tercer Reich. Entre algunos de los panfletos se podía leer:

“Aquí vemos el más espantoso crimen en contra de la dignidad humana, un crimen que no tiene paralelo en toda la historia puesto que los judíos también son seres humanos.”


Cuando Hans fue enviado, de manera forzada, a luchar contra la Unión Soviética, él llevó consigo sus ideales y se reveló al ejército hitleriano con actos de compasión; se cuenta como él, aún con uniforme nazi y de camino a Rusia soviética, compartió parte de su comida con una pequeña niña judía obligada a duros trabajos. Tanto Sophie como Hans continuaron las publicaciones hasta 1943, cuando fueron aprendidos, declarados culpables de alta traición y sentenciados a muerte.


Tras su muerte, su hermana Inge Scholl los recuerda diciendo:

“No buscaban el martirio en nombre de ningún ideal extraordinario, tan solo querían que la gente como tú y yo pudiéramos vivir en una sociedad compasiva”.


¿Y tú, cada cuanto practicas la compasión para construir la paz que tanto necesitamos?


Aprende más:
Fuentes:



163 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo