• Compass.

Cum non Solum

Actualizado: 23 de ago de 2020

Autor: Fermín Beguerisse Hormaechea

[Concilio de Lyon por Francisco de Zurbarán]


El que fuera alguna vez el gran califato abasí, señor de la cuenca sur del Mediterráneo, cuyo poderío llegó a dominar África del Norte, la Península Arábiga y el actual Irán, no pudo resistir las fuerzas mongolas que se lanzaron contra él desde su extremo oriental. Hacia el año 1258, la caída de Bagdad en manos del jefe mongol Hulagu Kan, no solo significó la muerte del califa Al-Mustá’sim sino también el ocaso de un gran imperio.


Años antes de la caída de Bagdad en manos de Hulagu Kan, las invasiones mongolas a Rusia y Europa del Este ya habían despertado inquietudes en Europa Occidental. La desaparición de la floreciente Bulgaria del Volga (1237) y el colapso de la resistencia húngara (1241-1242) en manos enemigas, tomó por sorpresa a varios reinos cristianos de occidente. Durante una temporal suspensión de incursiones mongolas, el Papa Inocencio VI envió un mensaje de paz destinado al Gran Kan. En el marco del Concilio de Lyon (1245), concilio destinado a convocar una séptima cruzada, el papado envío cuatro mensajeros para presentarse a Guyuk Kan, siendo estos: dos frailes franciscanos, Giovanni da Pian del Carpine y Lorenzo de Portugal, así como dos frailes dominicos, André de Longjumeau y Ascelino de Lombardía.


El mensaje de Inocencio VI fue plasmado en dos cartas conocidas como: Cum non Solum y Dei Patris inmensa. La primera carta, portada por Giovanni da Pian del Carpine, describía el asombro ocasionado por los terribles estragos que la ira e indiferencia del Kan habían ocasionado en Europa, invitándole a cesar las hostilidades viviendo en unidad y bajo el temor de Dios. Mientras tanto, la segunda carta, portada por Lorenzo de Portugal y de la que se duda su correcta recepción, invitaba a los mongoles a abrazar la fe cristiana y bautizarse diciendo: “...regi et populo Tartarorum viam agnoscere Veritatis” (Rey y pueblo tártaro, reconocer el camino de la Verdad)


Si bien se desconoce si Lorenzo de Portugal realmente consiguió llegar a la corte de Guyuk Kan y por ello mismo la carta Dei Patris inmensa, de lo que sí existe documentación es de las experiencias de Giovanni, André y Ascelino. Siguiendo las rutas comerciales de Lyon hacia el Levante, André de Longjumeau llegó a conocer a Simeon Rabban Ata, cristiano siríaco y representante de los asuntos cristianos frente al Kan, quien le dio un panorama un tanto positivo, aunque bastante contradictorio al comunicado por Giovanni y Ascelino. Tras viajar por la ruta norte hacia Rusia, el misionero franciscano italiano regresó describiendo como Guyuk Kan había declarado como sus enemigos a la Iglesia Católica, al Sacro Imperio Romano, y a los demás reinos cristianos de Occidente; una noticia que fue contundentemente respaldada por el dominico de Lombardía.


En su viaje con ruta por Chipre y Palestina, Ascelino de Lombardía conoció a Baiju Noyan, comandante mongol comisionado a Persia, Anatolia y Georgia. Ambos personajes, reconocidos históricamente por su obstinación, dificultaron aún más la posibilidad de alcanzar un acuerdo, siendo así que Ascelino volviera con una carta poco prometedora y presuntamente respaldada por el Kan; la carta escrita en árabe clásico, lengua intermediaria de más fácil traducción para Roma, decía:


"Dirá usted (el Papa) con corazón sincero: seremos sus súbditos, les daremos nuestra fuerza. Usted, en persona, a la cabeza de los demás reyes, todos juntos y sin excepción, habrán de venir y ofrecernos sus servicios y tributos. En ese momento, les reconoceremos. Y si no obedecen la orden de Dios y rompen nuestras órdenes, los conoceremos como nuestros enemigos."


Este intercambio de cartas entre Guyuk Kan y el Papa Inocencio VI, demuestra cómo dos líderes, de órbitas de poder distintas y marginales, ignoraban mutuamente el estatus de cada uno, así como el papel que jugaban en sus propias sociedades. ¿Acaso hoy en día podemos encontrar pruebas tangibles de nuevos contactos entre órbitas de poder? ¿Cuántas potencias existen hoy en día? ¿Permanecerá un orden multipolar en el mundo o habremos de volver a vivir una estructura bipolar?


Gracias. No olvides compartir y seguirnos en redes sociales:




[Carta de Guyuk Kan al Papa Inocencio VI]


Aprende más:

Fuentes:




87 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo