top of page

Amigos sin manos

Autor: Guillermo Beguerisse Hormaechea


¿Contraseña?...

Hoy traigo para ti una historia de mentiras y verdades unidas para destacar un mensaje atemporal. Uno que resuena en lo más hondo del corazón humano y que nos impulsa a no rendirnos.


«Malgré Tout» - Contreras


Jesús Fructuoso Contreras Chávez fue un escultor mexicano de finales del siglo XIX y, como buen artista de su época, estaba enamorado del romanticismo francés. Por su habilidad —sin mencionar su tendencia afrancesada— el presidente Porfirio Díaz le concedió una beca para estudiar en París y perfeccionar su técnica de fundición. Eso no eran palabras menores, pues ahí entabló relación con Frédéric Auguste Bartholdi, el autor de la Estatua de la Libertad, y se imbuyó en el estilo de Rodin. Su habilidad muy pronto obtuvo el reconocimiento merecido y fue nombrado representante de Bellas Artes para México en la Exposición Universal de París de 1900. Todo parecía ir viento en popa para él. Parecía.



Se cree que su viaje a París no sólo fue para estudiar, sino que lo hizo acariciando la esperanza de encontrar una cura para el cáncer que le atacaba el brazo derecho. Partió del puerto de Veracruz el 14 de mayo de 1898 ilusionado con la medicina moderna que encontraría en Francia. La ciencia le pidió un tributo irónico para un escultor. La única manera de detener el cáncer fue amputando el brazo derecho. «¿Tu vida o tu arte?», le preguntó el destino. El mito cuenta que le contestó que ambas y que con un solo brazo le bastaba.




En esa misma época el poeta mexicano Amado Nervo viajó a París para cubrir la Exposición Universal. Ahí se enteró de la historia de amputación de su connacional y quedó conmovido. Por licencia poética, confusión, o mera publicidad, Nervo escribió que la obra de Contreras «Malgré Tout» («A pesar de todo», en francés) la había hecho con un solo brazo. Hazaña insólita y merecedora del reconocimiento consecuente. Hoy sabemos que en realidad la figura de mármol la hizo antes de la amputación, pero quien no lo sabía era el compositor Manuel M. Ponce.



Impresionado, Ponce decidió reconocer la proeza con una composición a la que también tituló «Malgré Tout». Si tallar un pedazo de piedra y sacar con una mano algo bellísimo era posible, había que reconocerlo con una pieza innovadora: una danza habanera para piano a tocarse únicamente con la mano izquierda. Así inscribió en el panorama musical mexicano un homenaje digno y atemporal.



Hoy la escultura se exhibe en el Museo Nacional de Arte de la Ciudad de México. En esta se revela el sentimiento humano luchando a pesar de todo contra el destino. En un giro de humor ácido del que la Historia es tan aficionada, el escultor efectivamente continuó haciendo arte a pesar de sólo contar con una mano, y al compositor le debemos la banda sonora de dicha gesta, muy a pesar de haberse inspirado en una mentira. O tal vez, una verdad superior.



¿Cuál crees que sea el valor del reconocimiento? ¿Qué mentiras te son necesarias para inspirarte?



Si tú también crees que una acción pequeña puede tener un efecto enorme. ¡Hoy tienes en tus manos la posibilidad! Literalmente… Con sólo unos clics en tu pantalla puedes seguirnos en nuestras redes sociales. Esa es la única manera de decirle a estas plataformas que el contenido cultural sí es importante. Tú acción sí hace la diferencia. Recuerda que nadie hace más mal que el que por creer que ayudaría poco no ayuda en nada. Da clic aquí y síguenos: Facebook, Instagram.



Recuerda que la cultura es una cadena que debes proteger y a la que debes sumar. Por favor no la rompas por apatía.



 



Aprende más:

¡Felicidades por seguir tu instinto de curiosidad! Aquí tienes el link a una interpretación de «Malgré Tout»: https://bit.ly/3ClqPai



Fuentes:


172 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page