top of page

Un arancel abominable

Autor: Fermín Beguerisse Hormaechea


Tariff of 1828, Anónimo


Era el año de 1828 y las guerras napoleónicas parecían un eco del pasado; sin embargo, una victoriosa Gran Bretaña, con un dominio marítimo envidiable y una industria aventajada por haber emprendido en la Revolución Industrial antes que el resto de Occidente, inundaba de productos manufacturados a América del Norte. Un acto que dificultaba la industrialización y el desarrollo del joven Estados Unidos, pues los británicos eran capaces de ofrecer productos a precios más bajos que los fabricantes estadounidenses. La independencia política de los Estados Unidos se había consolidado, aunque no así la comercial y era allí donde se ocultaba una de las causas de su futura guerra civil.

 

La economía industrializada de Nueva Inglaterra (EEUU) era incapaz de competir contra varios de los productos importados de Gran Bretaña. Lo cual incentivo a varios representantes del norte industrial de Estados Unidos a votar en favor de un aumento arancelario que encareciera los productos británicos al momento que estos llegaran a puertos estadounidenses. No obstante, el aumento arancelario no favorecía por igual a esta joven nación americana, pues el sur destacaba por ser una economía primaria basada en la agricultura, principalmente en el cultivo y la cosecha del algodón para vender a la industria textil británica. En otras palabras, existía un intercambio natural entre Gran Bretaña y el sur de los Estados Unidos. Mientras que el sur estadounidense importaba bienes manufacturados británicos, Gran Bretaña compraba el algodón sureño; por lo que un alza en los aranceles, por un lado, encarecía la compra que los estados del sur hacían a los británicos y, por otro lado, mermaba la utilidad británica y su capacidad de compra de algodón.

 




Contra toda lógica, pero mucho sarcasmo, el sur anti arancelario, liderado por el vicepresidente John C. Calhoun, originario de Carolina del Sur, y el diplomático estadounidense Martin Van Buren, ¡promovieron un arancel exorbitante! Esto con la finalidad de que la aduana también pesara sobre materiales importados por el los estados del norte. El resultado era llevar una propuesta tan mala al Congreso que los propios pro-arancelarios del Norte se negaran a aprobarla, poniendo en ridículo sus convicciones proteccionistas. Sin embargo, la sorpresa fue otra: el orgullo norteño decantó en la aprobación del arancel más alto ¡de la historia de los Estados Unidos! Estableció un impuesto del 38% sobre algunos bienes importados y un impuesto del 45% sobre ciertas materias primas importadas.



En efecto, para asombro de la alianza sureña, una minoría sustancial de Nueva Inglaterra votó a favor del proyecto de ley, opinando que el principio de protección comercial era superior en valor a los posibles costes económicos del “abominable arancel” propuesto por el Sur. El proyecto de ley fue aprobado por la Cámara por 105 votos a favor y 94 en contra, más tarde fue aprobado por el Senado y al final la firma del presidente convirtió al arancel en ley.

 

 

El plan y el sarcasmo fallidos de Calhoun y Van Buren provocó el estallido de la “Crisis de anulación”, un enfrentamiento entre el estado de Carolina del Sur y el gobierno federal por declarar inconstitucional el ¡propio arancel que los sureños habían promovido! La crisis fue finalmente resuelta con el “Arancel de 1833”, el cual garantizaba que todos los tipos arancelarios superiores al 20% se reducirían en una décima parte cada dos años. Esto esencialmente obligó a que los aranceles de importación disminuyeran gradualmente durante la siguiente década, complaciendo a Carolina del Sur y a demás estados del Sur. Sin embargo, las diferencias político-económicas entre el Norte y el Sur ya destellaban y se acentuaron en los albores de la sangrienta Guerra de Secesión Estadounidense (1861-1865)

 

¿Conoces otras historias que sean prueba del afamado dicho hispano: “Le salió el tiro por la culata”? Creo que ahora hemos de sumar a Calhoun y a Van Buren a esta lista, querido lector. ¿Qué opinas?

 




 


Aprende más:

Nuestro libro recomendado es - Breve Historia De Los Estados Unidos por S.E. Morison, H.S. Commager, W. Leuchtenburg Descúbrelo en: https://amzn.to/48Zq8SP

 

Fuentes:

 

 

 

 

56 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page