top of page

¡Inundados de cerveza!

Autor: Fermín Beguerisse Hormaechea



Corría el año de 1809 en Londres y Sir Henry Meux, un hombre de familia acaudalada y de reconocida tradición fermentera, decidió comprar la cervecera Horse Shoe, ubicada en el cruce de Tottenham Court Road y Oxford Street. Además de contar con un pasado cervecero, su padre, Sir Richard Meux, había destacado como el cervecero con la tina de cerveza más grande de Londres, capaz de contener 20,000 barriles imperiales o que es lo mismo, nada más y nada menos que ¡3 millones 300 mil litros de cerveza! Vaya que los Meux sabían suministrar de alcohol a todo Londres, y Sir Henry planeaba seguir alimentando esta ambición familiar con la nueva compañía, aunque a un costo descomunal.

 


Henry Meux emuló la gran tina de su padre y construyó un tanque de madera de 6.7 metros de altura, capaz de contener 18,000 barriles imperiales o 2 millones 900 mil litros. En esta gran tarea de ingeniería se utilizaron varios aros de hierro para fortalecer la tina y así albergar un gigantesco volumen de cerveza obscura porter, bebida de gran fama entre los londinenses y desarrollada a partir de cebada malteada marrón. El volumen y las preferencias del mercado auguraban un éxito rotundo.


Sir Henry Meux


Ahora bien, en la parte trasera de la cervecera de Henry corría New Street, un pequeño callejón sin salida que se unía a Dyott Street; esto estaba dentro de la colonia St Giles, un barrio en perpetua decadencia que aparentemente siempre está al borde del colapso social y económico. Basta leer lo escrito por Thomas Beames en su libro «Las colonias de Londres: pasado, presente y futuro» para darnos una idea de la fama que St. Giles tenía como lugar:

 

« [St. Giles] es el lugar de reunión de la escoria de la sociedad…»

The Rookeries of London: Past, Present and Prospective, T. Beames

 

Es más, se relata que el lugar sirvió de inspiración para que William Hogarth hiciera dos de sus grabados más famosos, Beer Street – Gin Lane, imágenes que reflejan dos barrios londinenses decadentes.




  Beer Street and Gin Lane, William Hogarth

 

En este contexto, alrededor de las 4:30 de la tarde del 17 de octubre de 1814, George Crick, un empleado de la Horse Shoe, vio cómo una de las bandas de hierro de 320 kg que rodeaban la gran tina de Henry Meux se había resbalado. Como era común que las bandas se resbalaran dos o tres veces al año, Crick no se preocupó demasiado, tan solo le contó el problema a su supervisor, y éste último le dijo que no pasaría a mayores. El incidente pasó por alto y solo se anotó para que fuera arreglado más tarde. ¡Un error garrafal!

 

 

De pronto, la tina estalló. La fuerza con la que salió todo el líquido hizo caer la llave de paso de una tina vecina, la cual también comenzó a descargar todo su contenido. En un efecto dominó se destruyeron varios barriles de Porter y más cerveza se sumó a la inundación. ¡Cerca de 1 millón 200 mil litros destruyeron la pared trasera de la cervecería e inundaron la colonia St. Giles!

 


Una ola de porter de 4.6 metros de alto inundó New Street, destruyó dos casas y mató a ocho personas. Un suceso nunca antes visto en el lugar tomó por sorpresa a todos y sin saber cómo reaccionar. Más tarde, surgieron historias de cientos de personas que recogieron la cerveza e iniciaron borracheras masivas, las cuales, por un lado, ocasionaron una muerte por intoxicación, y por otro lado, despertaron el oportunismo de algunos empleados de la cervecera Horse Shoe para vender entradas a los curiosos deseosos de contemplar los restos de las tinas destruidas. Por un momento, el negocio de Sir Henry Meux pareció volcarse a la industria del entretenimiento.

 


El desastre provocó que la cervecera Horse Shoe rozara la bancarrota; no obstante, una cuasi-milagrosa jugada fiscal permitió a Henry Meux recuperar £7,250 provenientes de un impuesto de la corona británica a productos fabricados y que los gravaba antes de la venta. Esta petición privada al Parlamento Británico dio el dinero suficiente para mover la compañía a Nine Elms, en el suroeste de Londres, para allí reiniciar operaciones. Pero, ¿qué pasó con el lugar entre Tottenham Court Road y Oxford Street? Años más tarde se erigió sobre los restos de la cervecera el afamado teatro londinense Dominion Theatre, el único edificio que en la actualidad nos recuerda este lamentable y, a la vez, embriagante accidente.

 

 

¿Conoces más accidentes empresariales ocasionados por haber hecho menos algunos sucesos que en realidad eran de gran importancia?

 



 


 

Aprende más:

Nuestro libro recomendado es - La historia en cómic de la cerveza - por Jonathan Hennessey & Mike Smith. Descúbrelo en: https://amzn.to/48qppZV


Fuentes:

Imágenes:

 

 

 

 

 

94 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page