• Compass.

Crisis de jerifes

Actualizado: 23 de ago de 2020

Autor: Fermín Beguerisse Hormaechea

Desde las inmersiones almorávides (monjes-soldados islámicos) a España en 1086, pasando por el sitio de Viena en manos del Sultán otomano Solimán el Magnífico en 1529, hasta llegar a las olas de migrantes actuales que tocan costas europeas; pareciera que ni un mar es suficiente para detener las relaciones que se forjan entre África, Medio Oriente y Europa. Es más, a decir verdad, los intereses inter-mediterráneos jamás han sido unilaterales, y esto es algo que la dinastía de jerifes marroquíes comprende a la perfección.


Francia y Reino Unido, en un intento por resolver sus ambiciones dominativas sobre África del Norte, optaron en 1904 firmar un tratado de no agresión y regulación de expansión colonial al que denominaron Etente Cordiale o Entendimiento Cordial. Bajo este acuerdo Francia cedió sus intereses sobre Egipto y el Canal de Suez al Reino Unido a cambio de expandirse más allá de Algeria, hacia Marruecos. No obstante, los balances diplomáticos del viejo continente no eran ya como solían ser, pues desde 1871, tras la derrota de Francia en la guerra franco-prusiana, la recién unificada Alemania deseaba voz y voto en la toma de decisiones continentales.


Marruecos, debido a su posición geoestratégica como punto de convergencia de tres regiones, Europa, África subsahariana y Medio Oriente, así como por sus recursos minerales como el hierro y el plomo, representaba, sin lugar a dudas, un gran potencial para una Alemania en crecimiento industrial y comercial. Sin embargo, fue por medio de la mediación de España en la Conferencia de Algeciras de 1906, que Francia mantuvo su posición de influencia sobre Marruecos dejando al ambicioso kaiser alemán Guillermo II de Alemania con tan solo la posibilidad de establecer lazos comerciales con el sultán Abd Al-Aziz.


Acto seguido, tras acusar al sultán de haber vendido el país a los intereses de las potencias extranjeras, su hermano Abd al-Hafid encabezó una rebelión que desencadenó no solo la llegada de 20,000 tropas francesas, sino una segunda crisis internacional en 1911. Alemania en observancia del incremento de presencia militar en Marruecos interpretó el suceso como una invasión, lo que le animó a enviar un buque cañonero conocido como navío "Panther" al puerto atlántico marroquí de Agadir.


Si bien la segunda crisis habría de resolverse con el acuerdo de Fez de 1912, bajo el cual Marruecos cedía su soberanía a Francia y España, a manera de protectorado, y Alemania recibía a cambio territorios en el Congo Medio; es importante constatar que ninguna repartición africana más podía detener lo que se estaba gestando: el sistema de alianzas de la Primera Guerra Mundial. Por un lado la Triple Etente de Rusia, Reino Unido y Francia; mientras que por el otro la Triple Alianza de Austria-Hungría, Alemania, e Italia, país que habría pronto de abandonar el bando.


¿Cuáles son al día de hoy las variables de intercambio que detienen enfrentamientos a gran escala? ¿Qué mecanismos permiten al día de hoy focalizar o regionalizar los enfrentamientos e intereses internacionales, evitando luchas campales continentales?


[Encuentro de mundos en la Conferencia de Algeciras-1906]


Aprende más:
Fuentes:



76 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo