top of page

Sembrando el Futuro

Autor: Adolfo Franco Escamilla Carranza



La cosecha (1569). Cuadro de Pieter Brueghel el Viejo.



La primera consecuencia relevante para la humanidad de la introducción de la agricultura, más que el sedentarismo, fue la obtención de cierto grado de estabilidad alimentaria. Una forma de verlo es por medio de una comparación con sus alternativas históricas: la cacería-recolección y el nomadismo pastoralista. En un artículo anterior discurrí en torno al hecho de que, a pesar de sus mayores retornos calóricos, ninguna de estas actividades pudo competir con el eventual aumento del tamaño y densidad poblacionales que la agricultura trajo al mundo.



Probar que tanto tamaño (número de habitantes) como densidad (número de habitantes por kilómetro cuadrado) poblacionales aumentaron en las regiones en las que la agricultura se intensificó y tecnologizó es relativamente sencillo. Por otra parte, intuir la magnitud de esos aumentos —y, desde luego, decrementos—, no lo es tanto.



¿Hasta qué punto el desarrollo de los principales sistemas agrícolas de la Historia —en Mesoamérica, Egipto, Europa y China— influyó en el crecimiento inicial de las civilizaciones que los practicaron?

Comencemos por una región familiar: Mesoamérica. Ubicada en el actual centro-sur mexicano y buena parte de Centroamérica, se estima que la agricultura comenzó a practicarse allí alrededor del 5000 a. C.; sin embargo, la sedentarización de su población no se consolidó sino hasta el periodo Preclásico (~2500 a. C.) Uno de los hechos más sorprendentes de su historia es que, contrario a las demás civilizaciones de las que hablaremos, ¡no se introdujeron allí animales de tiro ni herramientas para el arado! No obstante, la confección de acueductos (desde 1000 a. C.), canales (~100 a. C.) y chinampas (900 - 1200 d. C.), les permitió sostener —en territorios como Tenochtitlán— densidades poblacionales promedio superiores a las de sus contrapartes agrícolas en el Antiguo Egipto (a partir del 1100 d. C.) y Mesopotamia (1200 d. C.) (Ver Figura 1).



Figura 1. Considero los territorios actuales de México, Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica como equivalentes a Mesoamérica para esta comparación. isma consideración con Irak y Siria para el caso de Mesopotamia. **Europa incluye a Rusia. Elaboración propia con datos de Our World in Data (2022).



Hasta ese punto, el alza poblacional estuvo sustentada mayoritariamente en el desarrollo agrícola. La tasa de crecimiento, sin embargo, no perduró. Mientras que, en vísperas de la conquista española, la población del territorio que hoy es México era de entre 20 y 25 millones, para 1600 ya sólo era de entre uno y 2.5 millones, devastada por la viruela, la guerra y la introducción de nuevas relaciones socioeconómicas. México no recuperaría su nivel poblacional preconquista sino ¡hasta principios de la década de 1940! (ver Figura 2).




Figura 2. Considero los datos de tamaño y densidad poblacionales del territorio actual de México como equivalentes para la Mesoamérica prehispánica para el periodo graficado. Elaboración propia con datos de Our World In Data (2022).



Similar a Mesoamérica, en el Antiguo Egipto el comienzo de la agricultura puede trazarse a alrededor del 5000 a. C. Su práctica dependía del ciclo de inundación del río Nilo, lo cual obligó a desarrollar sistemas de gestión del agua (~3000 a. C.), entre ellos la construcción de diques, la irrigación estacional y la anegación deliberada de cuencas. Invenciones sencillas para librar desniveles entre río y tierra firme contribuyeron a eficientar el riego en terruños pequeños y adyacentes. Sin embargo, ninguna invención habilitó el cultivo extendido de tierras elevadas durante el periodo dinástico (3000 a. C. - 641 d. C.)



Con todo, cuando Cleopatra y Marco Antonio fueron derrotados por el Imperio Romano en el 30 d. C., Egipto contaba ya con alrededor de cuatro millones de habitantes. A pesar de que parte de su producción agrícola era consumida por el Imperio, Egipto logró llegar hasta los cinco millones antes de desplomarse a tres entre el 200 y 600 d. C. Egipto, como México, no recuperaría su nivel poblacional sino hasta mucho después: en 1845, aproximadamente.





China, por otra parte, nos permite ver de una manera más clara los efectos del desarrollo relativamente sostenido de la agricultura a lo largo del tiempo. Precoces y brillantes inventores del arado de hierro, el arnés para caballos de tiro, los sembradores y aventadores de granos, los chinos contaron con una ventaja tecnológica significativa durante los albores de la agricultura en el mundo. Empero, una multiplicidad de rebeliones (p. ej., la rebelión de los turbantes amarillos, 184 - 280 d. C.) y epidemias (p. ej., la plaga antonina, 165 - 180 d. C.) explican algunos de los agresivos declives que sufrió el nivel poblacional chino durante los primeros siglos de nuestra era (ver Figura 3).





Figura 3. La civilización china creció a pasos agigantados desde el 1000 a. C. (línea roja). Sin embargo, su tasa de crecimiento sufrió vaivenes violentos producto de conflictos internos y epidemias. Elaboración propia con datos de Our World In Data (2022).



Concluimos este recorrido en Europa, región que logró una de las mayores simbiosis entre trabajo animal y humano, pero cuyo desarrollo dependió enormemente de la adopción de tecnologías orientales al menos hasta el siglo XVII. Su historial agrícola y de empleo animal arranca alrededor del 6000 - 4000 a. C., y su crecimiento poblacional sigue una tendencia exponencial hasta principios de nuestra era, cuando diversos factores —desde el declive progresivo del Imperio Romano entre los siglos III y V, hasta la pequeña edad de hielo de la Antigüedad tardía (s. VI y VII)— redujeron sus números en alrededor de 10 millones.



La tendencia poblacional europea se volvería ligeramente más lineal y predecible a partir del siglo XIX, y sus altibajos encontrarían explicación primordialmente en las guerras mundiales, en momentos en los que países desarrollados y en vías de desarrollo catapultaban su producción agrícola debido a la introducción masiva de formas modernas de cultivos de alto rendimiento, fertilizantes, pesticidas y maquinaria agrícola.



Figura 4. Elaboración propia con datos de Our World In Data (2022).


¿Qué tan relevante es entonces el nivel de desarrollo agrícola como indicador del crecimiento poblacional?



Muchos fueron los factores que influyeron en las  métricas poblacionales de las distintas regiones del mundo. Los hay evidentes, como las restricciones en el espacio habitable y cultivable, las epidemias o las guerras. Los hay sofisticados, como la densidad calórica de los cultivos (el maíz mesoamericano versus el trigo europeo); los movimientos migratorios; el ritmo de los avances tecnológicos no-agrícolas, o la decisión de algunas civilizaciones de expandir (cultivar más tierra) en vez de intensificar (aumentar la productividad de la tierra) su agricultura. 



En síntesis, podemos afirmar que la influencia de la agricultura en el crecimiento poblacional fue mayor en sus comienzos, antes de que la Historia se complejizara y, con ella, el desenvolvimiento de las civilizaciones alrededor del globo. Ciertamente, la influencia de la agricultura remontaría muchos siglos después, especialmente durante el siglo XX, cuando la tecnología potenció o reemplazó las herramientas, animales y personas a ella dedicadas.



Dejo a tu juicio, querido lector, la reflexión sobre cuál será (y en dónde estará) la influencia de la agricultura durante el resto del siglo XXI.



  • Agradezco a la Ing. Jennifer M. Manriquez por discutir conmigo el tema del presente artículo y sugerirme la tesis que aquí discuto.




 


Aprende más:

Nuestro libro recomendado es - Energy and civilization: A history por Smil, V. (2017). The MIT Press. Descúbrelo en: https://amzn.to/3u9xyDC 


Fuentes:

Hannah Ritchie, Lucas Rodés-Guirao, Edouard Mathieu, Marcel Gerber, Esteban Ortiz-Ospina, Joe Hasell and Max Roser (2023) - "Population Growth". Publicado en línea en OurWorldInData.org. Recuperado de: 'https://ourworldindata.org/population-growth' [Online Resource].

Smil, V. (2017). Energy and civilization: A history. The MIT Press.


Wikipedia. Mesoamérica. Último acceso: 5 de noviembre de 2023. https://es.wikipedia.org/wiki/Mesoam%C3%A9rica#Cronolog%C3%ADa


Wikipedia. Variedad de alto rendimiento. Último acceso: 5 de noviembre de 2023. https://es.wikipedia.org/wiki/Variedad_de_alto_rendimiento


Wikipedia. Revolución verde. Último acceso: 5 de noviembre de 2023. https://es.wikipedia.org/wiki/Revoluci%C3%B3n_verde


Wikipedia. Pesticide. Último acceso: 5 de noviembre de 2023. https://en.wikipedia.org/wiki/Pesticide

94 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page