Entre perros y tinta

Autor: Esteban Soní Rico


Estatua de Francisco de Vitoria


La Edad Media está llena de grandes figuras que han dejado huella hasta nuestros días, pero también cuenta con personajes enterrados bajo las arenas del tiempo y que han sido incluso dejados en el olvido. Uno de éstos últimos ha sido Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de Predicadores y cuyo legendario nacimiento aún cautiva a todo aquel que lo redescubre.



Hacia el año 1170, en Caleruega, España, su madre, Juana de Aza, tuvo un sueño cuando estaba encinta en el cual, de su vientre, salía un perro que llevaba una antorcha encendida en su boca y corría por todo el mundo, incendiándolo todo. La madre, confundida, fue al monasterio de Santo Domingo de Silos, cerca de donde vivía, a pedir ayuda e iluminación acerca del sueño. Tras escucharla, la interpretación de los monjes regalaría al niño una vida llena de sentido, pues éste sería como un perro con cuyo ladrido, su voz, llamaría a muchos, y llevaría a todos el fuego que Jesucristo había traído al mundo.



No obstante, fue hasta la fundación de su Orden que el presagio adquirió forma y superó toda expectativa, pues desde entonces muchos lo siguieron y logró forjar una jauría incandescente cuyo ladrido aún se hace escuchar entre tinieblas, sobresaliendo de ella un hombre que revolucionó la educación para siempre; ¿su nombre? Francisco de Vitoria



Francisco de Vitoria nació en Burgos, entre 1483 y 1486, en una familia proveniente de Vitoria. A los 20 años ingresó a la Orden de Predicadores, donde inició sus estudios humanísticos. Más adelante, en 1508, fray Francisco ingresó al Colegio de Santiago, en la Universidad de la Sorbona, donde recibió los grados de Licenciado y Doctor en Teología. Después se trasladó a la Universidad de Valladolid, donde se dedicó a estudiar la Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino, y recibió el grado de Magister en Sagrada Teología. Años más tarde, en 1526, ganó la Catedra Prima de Teología en la universidad más prestigiosa del mundo en aquel entonces: la Universidad de Salamanca. La cátedra que recibió era la más importante y estaba reservada solo para el mejor profesor, lo que le permitió desde allí reformar el método de dar clases.



Gracias a que Fray Francisco de Vitoria dedicó la mayor parte de su vida al estudio y a la docencia universitaria, su experiencia le permitió saber cómo renovar los métodos y las temáticas de la enseñanza de su época.



En este sentido, una de sus principales reformas fue la de tomar apuntes durante clases. Resulta que la tinta y sobre todo el cuero que se utilizaba para escribir en aquella época eran muy costosos y difíciles de conseguir, por lo que en muchas universidades se prohibió que los alumnos tomaran apuntes durante las lecciones. De hecho, la manera en la que debían tomar sus clases era por medio de la escucha atenta del discurso del catedrático, memorizando de la mejor manera los argumentos, conclusiones y controversias que los distintos profesores daban en cada una de sus clases. Ante esta situación, y a sabiendas de la ineficacia del método para comprender a los maestros, Fray Francisco realizó una reforma en la Universidad de Salamanca para que cada alumno tuviera acceso a tinta y hojas, y así fueran capaces de tomar apuntes en sus clases.



Al inicio, esta reforma generó cierta polémica, porque algunos profesores la veían como innecesaria y un gasto más para la Universidad, pero aún así se implementó, dando como resultado una notoria mejoría en la capacidad de los alumnos para retener la información dictada por los catedráticos y, a la larga, una mejoría también en el aprendizaje.



Y tú ¿conoces a más personajes que con experiencia y valentía hayan arrojado luz sobre las tinieblas de la ignorancia?


Te invitamos a conocer una nueva recomendación en "Aprende más" al final de este artículo.



 


Aprende más:
  • Nuestro libro recomendado es - Santo Tomás de Aquino: La unión de la razón y la fe (Historia) por Editorial 50Minutos https://amzn.to/3IC2n5q






Fuentes:





54 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo