Especial barcos fantasmas: Lady Lovibond

Autor: Guillermo Beguerisse Hormaechea


¿Contraseña?...

Cada cincuenta años un barco fantasma aparece para recordar la amenaza de los celos. Conoce la historia del Lady Lovibond y descubre otra leyenda que mezcla Historia con ficción para resonar con fuerza.


Tormenta - Ivan Aivazovsky



Durante el siglo XVIII las supersticiones eran cosa del día a día y el lugar más fértil para ellas eran los puertos. Los barcos de vela no sólo transportaban personas y mercancías, sino también fantasía. Uno de estos mitos era que es de mala suerte navegar con una mujer abordo. El origen de esta creencia se remonta a una goleta fantasma que aún se aparece en el sureste de Inglaterra.



El 13 de febrero de 1748, la goleta de tres mástiles Lady Lovibond zarpó desde el Támesis con destino a Oporto, Portugal. Su capitán, Simon Reed, acababa de casarse y llevaba a su esposa, Annetta, con él para su luna de miel. Toda la tripulación estaba bajo cubierta celebrando el casamiento, excepto el primer oficial, John Rivers. Él, a pesar de haber sido el padrino, estaba enamorado de Annetta. El resultado estaba cantado, pero las proporciones aún quedaban por verse.



El barco rodeaba un trecho del Canal de la Mancha llamado Goodwin Sands, un tramo de catorce kilómetros entre Kingsdown y Pegwell Bay; un lugar que hasta la fecha es uno de los pasajes más peligrosos del canal por sus condiciones cambiantes y los sedimentos que se mueven a medida que el agua pasa por el Estrecho de Dover. Con más de mil naufragios registrados desde 1298, el área es un cementerio de barcos. Incapaz de soportar los celos, Rivers dirigió intencionalmente el barco hacia Goodwin Sands. El Lady Lovibond se destruyó y todos a bordo murieron.





A partir de ahí la leyenda sólo creció. Exactamente cincuenta años después del hundimiento del Lady Lovibond, el capitán del barco Edenbridge registró en su bitácora haber visto una goleta de tres mástiles de la cual salían sonidos de celebración justo antes de que se partiera y comenzaran los gritos. El capitán, como era de esperarse, envió un equipo de rescate, pero no encontró señales del barco ni de sus pasajeros. Pasaron otros cincuenta años y nuevamente el 13 de febrero los lugareños vieron una goleta de tres mástiles dirigirse hacia Goodwin Sands. Sabiendo la consecuencia que se avecinaba, corrieron a ayudar, pero no encontraron nada. Para 1848, corrió otro informe del mismo barco en la misma área, y para 1948 el capitán Bull Preswick informó que se había cruzado con un barco real que se ajustaba a la descripción del Lady Lovibond, tres mástiles, rodeado por un resplandor verde al entrar en Goodwind Sands.



Esta leyenda llamó tanto la atención que cientos de curiosos visitaron Goodwind Sands en 1998 para encontrarse con el barco fantasma, pero no apareció ninguno. A partir de ahí se pierde el rastro… pero la leyenda continúa. Sobre todo, como un recordatorio del daño devastador que pueden tener los celos, de la disciplina requerida para navegar y de la importancia de aprender a dominar los sentimientos.



Por lo pronto, ¿qué opinas tú? ¿Crees realmente que existe un barco fantasma? ¿Es una historia inventada por los lugareños para atraer turistas? ¿Entonces cómo es posible que capitanes experimentados hayan registrado en sus bitácoras oficiales haber visto el Lady Lovibond? Tenemos 26 años de espera antes de asegurarnos…



Muchas gracias por leer este artículo. ¿Te gustó? ¡Síguenos en nuestras redes para que no dejes de leer las siguientes entregas de este especial! Sólo de esa manera te acordarás cuando salgan. Seguirnos es gratuito y es la mejor manera que tenemos para recordarte cuando salgan publicaciones nuevas. Da clic aquí y síguenos: Facebook, Instagram.


Principales naufragios en Goodwind Sands




 


Aprende más:


Fuentes:



130 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo