• Compass.

Especial de Al-Andalus. Almorávides: Enemigos en casa

Actualizado: 23 de ago de 2020

Autor: Fermín Beguerisse Hormaechea


La conquista de Toledo en 1085, por parte de Alfonso VI, anunciaba la victoria cristiana sobre la península ibérica. Frente a ello, los reyes de las taifas o reinos musulmanes de Al-Ándalus pidieron ayuda al sultán almorávide Yusuf ibn Tasufin.


La dinastía almorávide no surgió de una línea sanguínea como era el común en la Europa medieval, sino que, siguiendo los pasos conocidos por la tradición islámica, surgió de un movimiento político-religioso fundado por Abd’ Allah ibn Yasin, teólogo y jurista musulmán de la madhab (مذهب) Malikí, una de las cuatro escuelas sunnís de jurisprudencia islámica. Bajo este movimiento, Yasin reunió a sus discípulos en una ribat (رباط), lugar particular con dos fines: un retiro espiritual y una base de la yihad o guerra santa; siendo así que fueran posteriormente conocidos como murabit (مرابط) u “hombre de la ribat”, popularmente conocidos como “almorávides”.



En su campaña expansiva, ibn Yasin hizo una alianza con una poderosa tribu nómada bereber llamada Lamtuna, que tradicionalmente habitaba en los actuales Marruecos y Mauritania. Fue por medio de esta alianza, y a través de las rutas comerciales del Sahara, que ibn Yasin se lanzó a la conquista del Magreb (Norte de África). Al morir ibn Yasin, éste puso a la cabeza de los ejércitos almorávides a Abu Bakr ibn ‘Umar, quien se lanzó a la conquista de Ghana. Su sucesor, el ya mencionado, Yusuf ibn Tasufin subió al poder en 1070 y expandió los dominios almorávides hasta la actual Argelia en el año 1083. Yusuf, reconociendo el poderío de los califas abasidas desde la lejana pero influyente Bagdad, decidió hacer de su territorio un émirato, conservando así un grado de poder notable, pero inferior, que le permitió reconocer y respetar la unidad califal.


La inestabilidad de la península ibérica, finalmente entrelazó los destinos de las taifas y de Yusuf quién, al ser solicitado por los reyes musulmanes de Al-Ándalus, desembarcó con sus fuerzas almorávides en Al-Yazira al-Jadra (الجزيرة الخضراء- isla verde) actual Algeciras, en el año 1086. De allí partiría con su hueste de almorávides a Sagrajas, para en aquel lugar derrotar en batalla a los reinos de León y Aragón. Sin embargo, las taifas, en aras de conservar su propio poder, lo perderían ante sus propios libertadores y aliados, dando inicio a medio siglo de dominación almorávide en aquel reducto árabe y musulmán de Europa Occidental.


¿Cuántas veces la ambición a cegado y condenado a tantos pueblos y naciones? ¿A caso es posible contar cuántas deslealtades han cambiado el rumbo de la historia?


No olvides compartir y seguirnos en redes sociales:

[Expansión del imperio almorávide]



Aprende más:

Fuentes:

70 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo