• Compass.

«Historias de marinos» - El verdadero Moby Dick

Autor: Guillermo Beguerisse Hormaechea


¿Contraseña?...

Hay historias que educan, otras que entretienen, pero pocas nos hacen viajar igual que las de mar. Bienvenido a la primera entrega de la serie «Historias de marinos».

Scrimshaw (talla en diente de ballena) – Edward Burdett


El 12 de agosto de 1819, con 21 hombres a bordo, el ballenero Essex zarpó de Nantucket hacia el Océano Pacífico Sur en busca de cachalotes y su preciado aceite, utilizado para fabricar velas y alumbrar farolas. Dos días después de hacerse a la mar, George Pollard, el primerizo capitán del navío, tuvo su primera prueba al ser acosado por una tormenta que casi hunde a la embarcación. El Essex quedó dañado tras la tormenta y Pollard ordenó regresar a Nantucket para repararlo, sin embargo, el experimentado primer oficial Owen Chase lo convenció de continuar.



Con solo un cachalote cazado, una cantidad insignificante para las aspiraciones del capitán, en enero de 1820, la tripulación rodeó el Cabo de Hornos y entró al Pacífico Sur. La decepción continuó hasta llegar a las aguas del Perú, donde finalmente pudieron capturar diez ballenas. Las bodegas del Essex comenzaban a llenarse, pero aún faltaba mucho más para que pudieran regresar victoriosos a Nantucket. El Essex se alejó mar adentro, siguiendo rumores de pescadores que aseguraban que ahí se encontraban grandes cantidades de ballenas.



Los rumores resultaron ciertos. Al avistar ballenas, se arrojaron tres botes balleneros y la tripulación, armada con arpones, se lanzó a la cacería. En el furor de la persecución, el bote del primer oficial Chase resultó dañado por una ballena y tuvo que regresar al Essex para ser arreglado. Al llegar a la embarcación y comenzar las reparaciones, apenas tuvieron tiempo para descubrir a un enorme cachalote macho que aceleró hacia el Essex embistiéndolo por el lado izquierdo. Atónitos por el inusual comportamiento de la ballena, la tripulación vio indefensa como el gigante arremetía contra ellos con mayor fuerza. Uno de los golpes resultó fatal y rompió el casco. El resto de los balleneros regresó al barco que se hundía rápidamente para rescatar los víveres y herramientas que les harían falta para sobrevivir como naufragos. Tres botes balleneros equipados con velas improvisadas y provisiones para dos meses fue lo único que quedó para llevar a la tripulación a las lejanas costas de Sudamérica.



Los días pasaban y la deshidratación y el mal tiempo comenzó a mermar a los marinos. A merced de los escasos vientos del Pacífico, el 20 de diciembre llegaron a una isla desierta del archipiélago de las islas Pitcairn, en donde encontraron poca agua dulce y aún menos comida. Sabiendo que quedarse ahí sería una condena de muerte, desesperados decidieron reemprender su rumbo hacia Sudamérica, aunque tres marineros decidieron quedarse con la esperanza de ser rescatados por algún barco que viera sus señales de humo. Los tres botes, a merced de las corrientes, se separaron. Con escasos alimentos, poca agua y un calcinante sol, los marineros fueron muriendo poco a poco. Los sobrevivientes tuvieron que recurrir al canibalismo y, al terminar con los cadáveres y volver a ser víctimas de la desnutrición, a echar suertes para determinar quién sería asesinado y devorado.



Finalmente, el bote comandado por Chase se topó con el bergantín británico Indian, y los tres sobrevivientes que quedaban pusieron fin a sus 89 días de náufragos. El bote comandado por Pollard fue encontrado por el Dauphin, un ballenero estadounidense, y el capitán junto con sólo otro sobreviviente fue rescatado. El tercer bote nunca fue encontrado. El barco australiano Surry fue enviado a la isla en donde se habían quedado los marineros, y aún lograron rescatar algunos sobrevivientes.



Al regresar a Nantucket, Chase y un grumete llamado Thomas Nickerson, escribieron sus memorias. El trabajo de Chase inspiró a Herman Melville a escribir la epopeya estadounidense más representativa de las novelas de mar: Moby Dick.



¿Qué harías si te encontraras a la deriva en un pequeño bote a la mitad del Pacífico? ¿Cuáles crees que hayan sido las consecuencias psicológicas de los hombres que regresaron a Nantucket? ¿Qué otras historias reales conoces que hayan inspirado obras maestras?



Gracias. No olvides compartir este artículo, seguirnos en nuestras redes sociales y escribir tus comentarios.

Explora nuestro podcast en:

Aprende más:

Fuentes:

118 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo