• Compass.

La pintura con nueve vidas

Actualizado: 23 de ago de 2020

Autor: Guillermo Beguerisse Hormaechea


¿Contraseña?...

¿Reconoces esta acuarela? La historia de este cuadro está repleta de violencia y preguntas que nos siguen haciendo reflexionar.

Esta acuarela pertenece a la colección familiar de Frans Banninck Cocq. Banninck fue un burgomaestre (poder ejecutivo a nivel municipal) de Ámsterdam a mediados del siglo XVII. Él es esencialmente recordado por ser el personaje principal de la obra de Rembrandt conocida como “La ronda nocturna”, originalmente llamada “La compañía militar del capitán Frans Banninck Cocq y el teniente Willem van Ruytenburgh”. La obra de 1642 fue encargada a Rembrandt por la Corporación de Arcabuceros de Ámsterdam para decorar uno de los salones de su sede militar. En el cuadro aparece Banninck justo al ordenar marchar al alférez Ruytenburch junto a los dieciocho integrantes de la Compañía; quienes pagaron alrededor de cien florines cada uno para aparecer en el cuadro, una suma nada despreciable para la época.


El cuadro es uno de los tesoros culturales de los Países Bajos y hoy en día cuelga en el lugar de honor del Rijksmuseum. Sin embargo no siempre fue así. En 1715 fue trasladado al edificio del ayuntamiento, hoy el palacio real, pero como era muy grande para el espacio destinado, con ayuda de un cuchillo se cortó una tira del lienzo de tres de sus lados. Eventualmente fue trasladado a su actual sede, donde, a principios de 1900, un cocinero de la marina que había quedado desempleado intentó cortarlo con un cuchillo logrando rasgar el barniz de la pintura. La pintura pudo ser restaurada, pero esta historia apenas comenzaba. En 1975 un hombre llamado William de Rijk regresó al museo después de haber sido rechazado un día antes por haber llegado minutos después del cierre y decidió vengarse cortando profundas estrías en la pintura. Un guardia logró detenerlo antes de que hiciera un daño irreparable. La pintura fue restaurada, aunque aún hoy se pueden ver restos del daño. Quince años después, un hombre alemán llamado Hans-Joachim Bohlmann arrojó ácido sulfúrico directamente sobre la obra maestra del barroco holandés. ¡Ácido sulfúrico! Los guardias de seguridad lograron detenerlo y hábilmente rociaron agua sobre la pintura evitando que el ácido penetrara irreparablemente en la pintura. ¿Te imaginas rociar de agua una pintura considerada tesoro nacional sin estar seguro que eso funcionara? Por tercera vez, la pintura fue restaurada.


El 8 de julio de 2019, el Rijksmuseum inició Operation Night Watch. Este es el proyecto de investigación y conservación más grande y de mayor alcance en la historia de la obra maestra de Rembrandt con el objetivo de preservarla a largo plazo. Toda la operación se lleva a cabo en una cámara de vidrio especialmente diseñada para que el público visitante pueda ver la pintura y el trabajo de restauración. Este trabajo se transmite en vivo en línea.


¿Por qué nos esforzamos tanto por conservar una obra de arte? ¿Qué define aquello que debe ser protegido? ¿Es la obra la que habla sobre nosotros o son nuestros esfuerzos de conservarla?


No olvides escribir tus comentarios y seguirnos en nuestras redes sociales.



Aprende más:

Fuentes:



116 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo