• Compass.

Los esquimales no jugaban Congelados.

Actualizado: 22 de ago de 2020

Autor: Guillermo Beguerisse Hormaechea


¿Contraseña?...

Hoy tengo para ti una curiosidad de una de las civilizaciones más antiguas y más recónditas del planeta. Una cultura que no dejó que una región inhóspita les quitara la habilidad de hacer arte y de jugar.


Estas pequeñas figuras forman parte de un juego inuit llamado Tingmiujang. Talladas en marfil, fueron encontradas en la costa oeste de la bahía Hudson en Nunavut, la región más septentrional de Canadá, en 1903 por el explorador Albert Peter Low. La historia de los inuit y su arte sólo puede entenderse descartando la creencia de que todos los pobladores del círculo polar ártico tienen una misma cultura. Los inuit del Canadá tienen cinco grandes periodos históricos: pre-Dorset, Dorset, Thule, histórico y contemporáneo.


La cultura pre-Dorset se desarrolló a partir de las migraciones de personas procedentes de Siberia a través del Estrecho de Bering hace 4500 años y evolucionó a la Dorset alrededor del 700 a.C. El arte de estos dos periodos tiene un propósito mágico-religioso, y se puede ver en las máscaras talladas y en figuras de osos y halcones esculpidas en huesos para formar cabezas de arpón. La migración de la cultura Thule desde el norte de Alaska hacia el Ártico canadiense comenzó después de 1000 d.C. y llegó al este de Groenlandia en 1200. El arte Thule se desarrolló de manera práctica en peines, estuches de agujas y utensilios. A diferencia del arte Dorset que tiene una cualidad masculina relacionada con el liderazgo de la tribu y herramientas de cacería, el Thule está relacionado con lo femenino y su papel en la sociedad inuit. Aunque ambos estilos tienen un origen común en amuletos para propósitos religiosos, las piezas fueron perdiendo su misticismo y su practicidad dio paso a otro tipo de arte utilitario como las piezas del juego Tingmiujang en los siglos XVII y XVIII.


La cultura Thule comienza su desaparición cuando el clima se volvió más frío y las ballenas desaparecieron, coincidiendo con la llegada de los comerciantes y exploradores europeos en el siglo XVI e iniciando el periodo denominado histórico que duró hasta pasada la Segunda Guerra Mundial para dar inicio al periodo contemporáneo.


Hoy en día, los inuits contemporáneos tratan de rescatar algunas de sus tradiciones como el juego de Tingmiujang en donde los jugadores se sientan alrededor de una pieza de cuero y las figuras se sacuden en la mano y se tiran hacia arriba. Al caer, algunas piezas quedan paradas mientras que otras de espaldas o de lado. Las que están de pie pertenecen al jugador al que el tirador se enfrenta. Los jugadores tiran por turnos hasta que se toma la última figura y quien tenga más figuras es el ganador.


Esta es una muestra de cómo algo sencillo como un juego esconde una historia de un pueblo. ¿De que manera el entorno y la forma de vida afecta el arte de cada cultura? ¿Qué otros ejemplos conoces en el que el arte se retoma para redefinir el presente y su relación con el pasado?


No olvides seguirnos en nuestras redes sociales y escribir tus comentarios, me interesa conocer tu opinión.



[Colmillo de morsa con figuras de animales. Finales del siglo XIX]

Aprende más:

Fuentes:
118 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo