Los muertos no caminan

Autor: Guillermo Beguerisse Hormaechea


¿Contraseña?...

¿Reconoces a este hombre? Conoce a la leyenda del viejo oeste estadounidense, el hombre que inspiró los duelos como los vemos en las películas.


«Wild Bill» Hickok


James Butler Hickok llegó a Springfield, Missouri, en el verano de 1865 tras haber sido espía de la Unión durante la Guerra de Secesión. Conocido como «Wild Bill», realmente nada lo distinguía de los pistoleros que se adentraban al salvaje oeste. Pero todo cambió el fatídico 21 de julio en el que se enfrentó en la plaza del pueblo con un exconfederado llamado Davis Tutt.



La razón por la que ambos hombres se apuntaron con sus revólveres no está clara, pero se cree que fue por una deuda de apuestas. La noche del 20 de julio de 1865 Hickok estaba jugando póquer en el salón de Lyon House cuando Tutt entró confrontándolo por una deuda de $35 dólares. Hickok reclamó asegurándole que sólo le debía $25 y que tenía un memorando que lo comprobaba. Tutt no quedó convencido y le arrancó a Hickok un reloj de bolsillo Waltham, declarando que lo mantendría como garantía hasta que saldara la deuda. Cuando Hickok protestó, Tutt, envalentonado, alardeó con que se pasearía al día siguiente en la plaza del pueblo luciendo el reloj. Wild Bill le advirtió que no lo lograría a menos que «los hombres muertos puedan caminar».



El 21 de julio, justo antes del anochecer, Tutt entró a la plaza de Springfield por el lado del edificio del Juzgado. El reloj pendía de su chaleco. Wild Bill apareció del otro lado de la plaza con la mano sobre su revólver Colt Navy. «Dave, no te cruces con ese reloj», le advirtió. Tutt lo ignoró y comenzó a caminar hacia él. «¡Dave, no te acerques más!». Separados por 70 metros desenfundaron y se apuntaron. «En ese momento se podría haber oído caer un alfiler en la plaza», aseguró el testigo Richard Bentley Owen. Dos detonaciones cortaron de lado a lado la plaza. No se sabía quién había disparado primero. Ya no era importante, el tiro de Tutt voló sobre la cabeza de su adversario, mientras que el de Wild Bill dio justo en el blanco. Tutt sólo alcanzó a musitar «Muchachos, me mataron» antes de caer muerto sobre los escalones del Juzgado.



Hickok fue arrestado y acusado por homicidio. En el juicio, los partidarios de Tutt acusaban a Wild Bill de haberse acercado con el arma desenfundada y haber matado a sangre fría. Los amigos de Wild Bill testificaron que Tutt desenfundó primero y que ambos hombres dispararon a la par. Como prueba, mostraron la pistola de Tutt, a la que le faltaba una bala en el tambor. El jurado encontró inocente a Wild Bill y la prensa lo volvió una estrella del Viejo Oeste. A partir del duelo se le describieron hazañas que nunca cometió y se imprimieron títulos que lo transformaron en el icónico hombre rudo de la frontera. Hickok, el hombre más famoso del oeste, se montó en su propio mito. Se volvió explorador, sheriff, y cirquero. A donde iba era tratado como una leyenda viviente, aunque con la fama llegaron los enemigos.



En agosto de 1876, Hickok se unió a un juego de póquer en el No. 10 Saloon, del pueblo minero de Deadwood en Dakota del Sur. Precavido, siempre buscaba sentarse dando la espalda a la pared, pero esta vez la única silla vacía lo había dejado de espaldas a la puerta. Mientras miraba sus cartas, el cobarde Jack McCall se acercó hasta él y le disparó en la nuca a quemarropa. Will Bill tenía un par de ases negros y dos ochos negros, una combinación desde entonces conocida como la «mano del muerto». McCall fue arrestado y enjuiciado por asesinato, pero sorprendentemente fue declarado inocente. Para su mala suerte, había sido juzgado en tierra de indios, por lo que tiempo después fue vuelto a juzgar en un tribunal estadounidense en donde fue declarado culpable y ahorcado.



A Wild Bill no le faltaron juegos de póquer, tragos de whisky y tiroteos, pero el más famoso siempre fue el que tuvo con Tutt, volviéndose el elemento básico de las historias y películas de western. Wild Bill se convirtió en el arquetipo del vaquero balanceándose entre abrazar la violencia y el pillaje o los ideales de una nación en expansión que necesitaba hombres duros para empujar la línea fronteriza. Tipos contradictorios que se enfrentaban al salvaje oeste a punta de revólveres para hacer crecer una nación sobre el lomo de sus caballos.


¿De qué manera los países se montan sobre las historias de su pueblo para dar una identidad? ¿Hasta qué punto es más importante un mito que la realidad?


Muchas gracias por leer este artículo. Recuerda compartirlo y seguirnos en nuestras redes sociales.




¡Tenemos una noticia para ti! Ahora, con tan solo saludarnos por Whatsapp y guardar nuestro contacto, podrás acceder al contenido semanal cada viernes con la facilidad de un click.



Haz click aquí: https://cutt.ly/tgJO2R6


o


escríbenos al: +52 55 8036 0046



Explora nuestros videos en:



Aprende más:

Gistau, David. Jack McCall: el pistolero cobarde de Deadwood que mató por la espalda a Billy el Salvaje. 02 de agosto de 2019. https://www.elmundo.es/papel/cultura/2019/08/02/5d42d7ccfc6c836e6c8b462b.html (último acceso: 20 de abril de 2021).

Fuentes:

Downtown Springfield Association. Wild Bill Hickok and Davis Tutt made Wild West history on Park Central Square. 21 de julio de 2018. https://www.itsalldowntown.com/wild-bill-hickok-davis-tutt-wild-west-history/ (último acceso: 20 de abril de 2021).

The History Museum On The Square. Wild Bill Hickok: bringing the dueling wild west to Springfield, Missouri. 2021. https://historymuseumonthesquare.org/wild-bill-hickok-springfield-mo/ (último acceso: 20 de abril de 2021).



420 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo