M.C.S.I.: Musical Crime Scene Investigation

Autor: Guillermo Beguerisse Hormaechea


¿Contraseña?...

Hoy tengo para ti tres historias cortas de misterios que se esconden atrás de las piezas más hermosas. Saca tu lupa y descubre la verdad tras estos crímenes musicales.



La pieza sin dueño


Hubo un tiempo en la televisión en que cualquier muerte o escena dramática se acompañaba con el «Adagio de Albinoni»; sin embargo, en el nombre está la trampa. Al escuchar la música de Albinoni, un compositor italiano barroco, prácticamente nada de lo que escribió —81 óperas y varias obras instrumentales— suena como el melodramático adagio que tan exitosamente sacaba lágrimas a los televidentes. Y eso es porque la obra más famosa de Albinoni, en realidad no es suya, sino de un compositor que nació 200 años después de la muerte en Venecia del primero.


A pesar de que en su época Albinoni fue ampliamente reconocido, desafortunadamente gran parte de su música quedó almacenada en la biblioteca del Estado de Sajonia en Dresde y se perdió durante los bombardeos aliados de la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces muchos musicólogos han tratado de reconstruir su música a partir de fragmentos. Uno de ellos, Remo Giazotto, pidió a la biblioteca que le enviara los fragmentos de una sonata en trío y a partir de ella, construyó mágicamente el Adagio. Lo publicó en 1958 atribuyéndolo a Albinoni y no fue sino hasta 1965, tras el evidente éxito comercial, que reclamó el crédito por el trabajo. Curiosamente el cobro de derechos sacó a la luz al verdadero compositor y desmintió una historia que ni la misma biblioteca de Dresde podía comprobar.



La trompeta del destino


Las novias que quieren demostrar que tienen gustos más refinados que la media, deciden no caminar al altar con la marcha nupcial de Felix Mendelssohn o con el «Coro nupcial» de la ópera de Wagner «Lohengrin», y, en cambio, escogen una marcha edificante del siglo XVII: «Trompeta voluntaria» de Henry Purcell.


No obstante, otro misterio musical se dio entorno a esta pieza. Hasta mediados del siglo XX se publicó como obra de Henry Purcell en cientos de antologías de órgano. Henry Wood, un director de orquesta inglés, incluso hizo dos transcripciones orquestales bajo ese título. Sin embargo, la pieza proviene de una semi-ópera llamada «La princesa de la isla» compuesta por Jeremiah Clarke y Daniel Purcell —no Henry, su hermano mayor—. Por suerte las novias que eligieron esta ominosa pieza no sabían nada de Clarke y de cómo terminó perdidamente enamorado de una mujer por encima de su escalafón social y optando por darse un tiro a los 33 años.



La censura vaticana


No hay duda de que Gregorio Allegri compuso su versión del Salmo 51, el miserere, en 1638. La duda es qué versión has escuchado tú. Y la responsable de esa confusión es la Santa Sede de la Iglesia Católica. En su momento, la autoridad eclesiástica consideró tan hermosa la obra, y en particular la forma en que el coro realiza ornamentos —abbellimenti— que cualquier copia o interpretación fuera de la Capilla Sixtina se castigaba con excomunión.


Aunque esta pena no disuadió a algunos intrépidos que a principios del siglo XVIII filtraron una versión que combinaba el original de Allegri con adiciones de Tommaso Bai. El problema, más allá de la excomunión, es que ésta no mostraba los adornos vocales. Esta versión fue la que Mozart interpretó de memoria frente a un Papa más benigno, pero incluso el pequeño Wolfgang no puso los adornos y esta transcripción simple fue la base de las ediciones posteriores. No fue sino hasta 1840, años después de que el Vaticano levantó la prohibición, que Pietro Alfieri, un sacerdote romano, publicó una edición con los abbellimenti correctos para preservar la forma tradicional.



¿Qué otros misterios conoces en el mundo del arte? ¿Por qué crees que una falsificación, un malentendido o una trampa hagan más interesante la Historia?


Muchas gracias por leer este artículo. Recuerda compartirlo y seguirnos en nuestras redes sociales.

Te invitamos a conocer una nueva recomendación en "Aprende más" al final de este artículo.




 



Aprende más:
  • Descubre la música con- El Libro de la Música Clásica por DK. Disponible en: https://amzn.to/3Cd5wH9



Fuentes:

341 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo