Barrockeros – El pintor insaciable

Autor: Guillermo Beguerisse Hormaechea


¿Contraseña?...

Este cuadro seguro lo reconoces. Es uno de los más famosos del planeta, pero ¿sabes el significado personal que tuvo para el artista? Esta es la historia de la ambición.


Las Meninas – Velázquez


Este cuadro, «Las Meninas», es del pintor más grande que jamás ha existido, según Dalí; del pintor de pintores, según Manet. Nacido en 1599 en Sevilla, Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, mejor conocido como Diego Velázquez, ingresó a los once años al taller del pintor Francisco Pacheco. Seis años después, con un estilo inspirado en el tenebrismo iniciado por Caravaggio, se estableció como pintor independiente y al año se casó con Juana Pacheco, la hija de su maestro.



Con el ascenso al trono de Felipe IV, Velázquez, para entonces ya un pintor reconocido en Sevilla, ansioso por triunfar se desplazó a Madrid esperando convertirse en pintor de la realeza. Acceder a sus majestades resultó más complejo de lo esperado y tuvo que conformarse con retratar al poeta Luis de Góngora. Sin saberlo, acababa de sembrar la semilla de su fama. Decidió regresar a Sevilla para sorprenderse con que al año el conde-duque de Olivares (el verdadero poder del imperio) solicitaba su presencia en Madrid para retratar al rey.



El cuadro resultó un éxito y Velázquez se instaló en el Palacio Real como pintor de la corte, con la exclusividad de poder pintar al rey, con un sueldo fijo y la posibilidad de viajar para perfeccionar su pintura. Este envidiable estatus le permitió visitar Italia en dos ocasiones, durante las cuales conoció Roma, Venecia y Nápoles, empapándose de las creaciones de Miguel Ángel, Rafael, Tintoretto y Veronese.



Lo cierto es que la ambición de Velázquez no dejaba de crecer y cada vez ansiaba más. Desde su nombramiento como pintor real había acumulado cargos en la corte española. Iniciando con el cargo de «Aposentador de palacio», logró también que le concedieran el estatus de hidalgo y en 1659 el título más valioso de todos: Caballero de la orden militar de Santiago. Conseguir este título no fue fácil. La Orden de Santiago requería que el linaje fuera de cristianos viejos e hidalgos, que no hubieran tenido un trabajo manual. Velázquez, no sólo pintor, que lo catalogaba como sirviente manual, sino descendiente de judeoconversos y nieto de calcetero, no cumplía con ninguna de estas restricciones. Velázquez tuvo que convencer —sobornar — a testigos para que testificaran en falso y probaran su linaje, así como disfrazar su oficio como un ejercicio para distracción personal y gusto del monarca. Finalmente, requirió una licencia papal para recibir la insignia de Santiago.



En este cuadro, «Las Meninas», vemos dos de las insignias de Velázquez: la llave de oro ceñida a la cintura, símbolo de aposentador del palacio; y la cruz de Santiago en el pecho, la cual fue añadida tiempo después de haber terminado el cuadro. Este cuadro es mucho más que un retrato de corte; mucho más que sólo un autorretrato impensable de cuerpo completo; mucho más que un retrato dentro de un retrato y una innovadora manera de disponer a los personajes en el espacio (que solo esto da para un artículo propio); ante todo, es la manera de Velázquez de desmentir a quienes creían la pintura como un oficio, de defender su arte y proclamar sus logros personales. En pocas pinceladas, aparentemente dadas casi sin gana, es el modo en que un gigante de la pintura occidental plasma la nobleza, el esfuerzo vital y la victoria personal: Retratado entre la realeza.



Si te gustó, no olvides compartir este artículo y seguirnos en nuestras redes sociales para no perderte la última entrega del especial «barrockeros».



¡Tenemos una noticia para tí! Ahora, con tan solo saludarnos por Whatsapp y guardar nuestro contacto, podrás acceder al contenido semanal cada viernes con la facilidad de un click.

Haz click aquí: https://cutt.ly/tgJO2R6

o

escríbenos al: +52 55 8036 0046


Explora nuestro podcast en:



Imagen 1: Vieja friendo huevos - Velázquez/ Imagen 2: La reina Isabel de Borbón a caballo - Velázquez




Aprende más:


Fuentes:


742 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo