• Compass.

Conquistando por tesoros y herencias

Autor: Fermín Beguerisse Hormaechea


De acuerdo al filósofo católico Santo Tomás de Aquino, perteneciente a la Orden de Predicadores fundada por Domingo de Guzmán en 1216, existen ciertas condiciones para considerar a una guerra como justa. En primer lugar, la guerra debe de ser declarada o aceptada por el gobernante, pues a él o ella compete convocar a la colectividad; en segundo lugar, para declarar la guerra se requiere de una causa justa, pensamiento que Tomás hereda de San Agustín, quién veía como justo castigar a un pueblo en aras de restituir lo que ha sido injustamente robado; en tercer, y último lugar, la intención de la guerra debe de estar encaminada a promover el bien y evitar el mal.


Hacia el siglo XII d.C, el reino de Inglaterra se encontraba convulsionado por una guerra intrafamiliar entre Enrique II y sus propios hijos (Godofredo, Enrique el Joven y Ricardo, más adelante conocido como Ricardo Corazón de León) Tras ser derrotados por su padre, Ricardo y sus hermanos rogaron por misericordia, la cual les fue concedida junto con una muy generosa dotación de tierras y dinero. Siendo rey, Enrique II ordenó el reconocimiento de su hijo Enrique el Joven como heredero al trono, lo que no fue muy bien aceptado por Ricardo y desencadenó la invasión de sus tierras en Aquitania (Francia). Tras repeler la invasión de sus hermanos, Ricardo se alía con Felipe II de Francia, derrota a su padre y logra finalmente ganar la tan deseada corona inglesa.


La historia nos cuenta que Ricardo, una vez rey, hizo el juramento de renunciar a su pasado malicioso y a manera de cumplirlo se lanzó, junto con Felipe II, a la reconquista de Jerusalén en la Tercera Cruzada. En aquel entonces existía un argumento, bastante debatible, sobre la justificación de hacer la guerra en Tierra Santa. De acuerdo a este argumento algunos pensaban que, si los musulmanes habían ocupado tierras que alguna vez pertenecieron al Imperio Romano, la Iglesia, en tanto sucesora del mismo, legítimamente debía de recuperar lo que se le había arrebatado por la fuerza.


De camino a Jerusalén, Ricardo y Felipe, decidieron detenerse en el reino de Sicilia. En aquel entonces, Tancredo había tomado el poder del reino siciliano y aprisionado a la recién viuda reina Juana, hermana del rey inglés. Ricardo, al ver a su hermana en prisión y sin la herencia que su esposo legítimamente le había dejado, decide tomar la ciudad de Mesina y volverla la base de su ejército para desde allí coordinar su campaña militar en la isla. Una vez concluida la guerra, las partes firmaron un tratado de paz que estipulaba:


· Juana iba a recibir 20,000 onzas (570 kg) de oro como compensación por su herencia, que Tancredo finalmente conservó.

· Ricardo proclamó oficialmente a su sobrino, Arturo de Bretaña, hijo de Godofredo, como su heredero, y Tancredo prometió casar a una de sus hijas con Arturo cuando fuera mayor de edad, dando otras 20,000 onzas (570 kg) de oro que se devolverían en caso de que Arturo no se casara con la hija de Tancredo.

Una vez acordado esto, Ricardo y Felipe zarparon con todo su tesoro hacia Jerusalén; sin embargo, una tormenta los desvió a Chipre, perdiendo su fortuna en manos del líder local, Isaac Ducas Comneno. En su momento, Isaac se negó a liberar a los prisioneros y a devolver el tesoro, por lo que ambos reyes desembarcaron sus tropas y tomaron Limasol. Viéndose imposibilitado para vencer, Isaac trató de escapar; no obstante, Ricardo logra capturarlo, arrebatarle la isla y nombrar a dos de sus más leales hombres, Ricardo de Camville y Roberto de Thornham, gobernadores interinos de Chipre.


Dudando la legitimidad de la tercera cruzada ¿podríamos realmente justificar ambas conquistas de Ricardo como guerras justas? ¿Consideras que existen causas justas para hacer la guerra hoy en día o nos hacen falta explorar y agotar otras posibilidades de alcanzar la paz?


Gracias. No olvides compartir y seguirnos en redes sociales:

Explora nuestro podcast en:


Ricardo Corazón de León y Felipe II


Aprende más:

Fuentes:

116 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo