Dos batallas, un tesoro

Autor: Guillermo Beguerisse Hormaechea


¿Contraseña?...

Hoy traigo para ti un tesoro traído de las profundidades del Atlántico. Toma aire para sumergirte en esta historia de guerras, batallas legales y victorias.


Explosión de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes.


Era octubre, de 1804. El Imperio español aún era dueño de gran parte de América, pero su poder decaía. Faltaban meses para que Napoleón se coronara como emperador pero ya amenazaba con apoderarse de Europa. España aún se mantenía neutral frente a Francia e Inglaterra, los dos grandes enemigos. Discusiones de gigantes que enfrentaron a cuatro fragatas españolas y a la Royal Navy británica a 30 millas náuticas de la costa sur de Portugal. Las embarcaciones españolas habían zarpado de Montevideo con destino a Cádiz para entregar un cargamento de oro y plata valuado en $3,480 millones de dólares actuales. Una delicia para el paladar inglés. Como era de esperarse, los cañones españoles defendieron el tesoro hasta que el agua del Atlántico apagó sus mechas. Los cuatro buques se hundieron con todos sus tripulantes y las bodegas repletas de monedas. Una de las fragatas volvió a dar de qué hablar doscientos años después: Nuestra Señora de Las Mercedes.



En mayo del 2007 la compañía de exploración de naufragios Odyssey Marine Exploration hizo público que había trasladado diecisiete toneladas de monedas desde Gibraltar a una ubicación secreta en Florida, Estados Unidos. Provenían de un naufragio al que le habían dado el nombre clave Black Swan, Cisne Negro. Presionados por dar a conocer el verdadero nombre de la embarcación, la empresa alegó que era el pecio (restos de un naufragio) del Sussex, un barco británico hundido en 1694. Pero las monedas señalaban hacia otra dirección. La única pista: la acuñación. Eran de la segunda mitad del siglo XVIII. La mayoría reales de a ocho españoles acuñados en Perú.



El gobierno español inicio un proceso legal en contra de Odyssey bajo la sospecha de saqueo y daño de yacimientos arqueológicos. Un año después un Tribunal Federal de Estados Unidos le ordenó a la compañía de exploración que revelara los detalles del hallazgo. Durante los procedimientos, la empresa insistió en que el Cisne Negro había sido recuperado en aguas internacionales. No obstante, el gobierno español sostuvo que el pecio era de bandera española. La investigación avanzó y finalmente se pudo comprobar que las monedas provenían de Nuestra Señora de Las Mercedes. Con este descubrimiento, España se escudó con el acuerdo de Inmunidad Soberana de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. Este pacto garantiza que un buque de guerra y su tripulación no están sujetos al abordaje, investigación o arresto por parte de autoridades distintas al Estado del pabellón, es decir, la bandera bajo la que navegan. Así es, una convención firmada en Ginebra en 1960 amparó un barco hundido en 1804. No había manera de retractarse.



En mayo del 2009 el juez del Tribunal de Distrito ordenó que Odyssey debía devolver el tesoro a España. Tras apelaciones y dictámenes el jueves 23 de febrero del 2021 las monedas fueron trasladadas en dos aviones Hércules y depositadas en la Secretaría de Estado de Cultura en Madrid.



La historia del tesoro de Nuestra Señora de Las Mercedes va más allá del valor económico del pecio —aunque sin duda lo hace más interesante —, puesto que retrata un punto crucial de la historia de Europa y América. La Batalla del cabo de Santa María, en la que se hundieron las cuatro fragatas de guerra españolas, obligó al rey Carlos IV a posicionarse junto a Napoleón en contra de Gran Bretaña. Una acción de la que España se arrepintió al verse invadida por el ejército francés y bajo el mandato de José Bonaparte. Suceso que desencadenó la Guerra de la Independencia Española y en América los movimientos independistas, en inicio, irónicamente, a favor del Imperio español.



Muchas veces la Historia resurge en lugares insospechados. El fondo del océano, un tribunal, una moneda. Lo que nos rodea está repleto de ella, ya sea personal, nacional o internacional. Esta Historia invariablemente interactúa con ella misma para darnos identidad, movimientos sociales, progreso, tradiciones o incluso, una buena historia de cazadores de tesoros… De ahí la razón para no negar el pasado.



¿En qué lugares cotidianos encuentras la Historia que te formó? ¿En qué herencias del pasado descubres la identidad del presente y las razones del actuar humano?



Muchas gracias por leer este artículo. Recuerda compartirlo y seguirnos en nuestras redes sociales.

Te invitamos a conocer una nueva recomendación en "Aprende más" al final de este artículo.


Tesoro de Nuestra Señora de las Mercedes




 


Aprende más:

Nuestro libro recomendado es - El imperio español: De Colón a Magallanes por Hugh Thomas

https://amzn.to/36cF58R


Ruiz Mantilla, Jesús. La epopeya del 'Odyssey'. 03 de agosto de 2009. https://elpais.com/diario/2009/08/03/revistaverano/1249250401_850215.html (último acceso: 27 de octubre de 2021).


Fuentes:

Odyssey Marine Exploration, Inc. v. Vessel, 979 F. Supp. 2d 1270 (M.D. Fla. 2013), https://casetext.com/case/odyssey-marine-exploration-3/?PHONE_NUMBER_GROUP=P (último acceso: 27 de octubre de 2021).

NOAA. Law of the Sea. 2021. https://www.gc.noaa.gov/gcil_law_sea.html (último acceso: 27 de octubre de 2021).

409 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo