• Compass.

El mercado persa de Ketèlbey 

Actualizado: 23 de ago de 2020

Autor: Fermín Beguerisse Hormaechea

Con la inmersión de Occidente en Medio Oriente, sobretodo en los siglos XVIII y XIX, la academia dio inicio a una serie de estudios orientales. Esto con la finalidad de comprender la complejidad regional; no obstante, al inicio resultó difícil deslindar la óptica europea de la realidad medio-oriental. Por esto mismo, no es extraño hallar representaciones pictóricas o musicales muy influenciadas por el romanticismo de la época.


Desde una lectura muy a la “Mil y una noches”, aunado al enaltecimiento de los sentimientos por el Romanticismo europeo, varios pintores dieron vida a paisajes desérticos, con bellas y jóvenes odaliscas, que bañando sus cuerpos a la intemperie, disfrutaban de la riqueza y protección de algún influyente sultán. Migrando de la imagen al sonido, este mismo tipo de representaciones e interpretaciones lograron conquistar la rama musical.


En 1920, el afamado compositor, conductor y pianista inglés, Albert William Ketèlbey, compuso una pieza orquestal de música ligera conocida como: “El mercado persa”. En esta pieza, Ketèlbey genera, por medio de instrumentos musicales, la misma exótica y cuasi mítica interpretación que los pintores de la época hacían de Medio Oriente. En un primer momento, posiciona al auditorio frente la llegada de los camelleros, seguido de un cántico de mendigos cuyos lamentos se elevan a Allah; sin tardar mucho la princesa llega con ritmos de dulzura y delicadeza, siendo después fascinada por malabaristas y encantadores de serpientes. Al poco tiempo de su llegada, la solemne entrada del sultán se hace notar, fungiendo como cénit de la pieza, para dar inicio a la retirada de todos los demás personajes en un descendiente anochecer.


Desde sus inicios, el hombre ha encontrado en el arte una vía para resaltar lo trascendental o encantador de la realidad que le envuelve y rodea. En nuestro caso resulta sorprendente como, aunque si bien un tanto inexacto, la música y la pintura del romanticismo lograron resaltar la fascinación europea por su frontera más cercana: Medio Oriente.


Al día de hoy ¿qué valores trascendentales o encantadores podemos encontrar en lo que vemos u oímos?


Aprende más:
Fuentes:




54 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo