El tesoro oculto en la hierba

Autor: Guillermo Beguerisse Hormaechea


¿Contraseña?...

Hoy traigo para ti una pintura con detalles inusitados. Con una fuerza que resuena con un mensaje que llega directo al corazón.


Christina’s World – Andrew Wyeth


Andrew Wyeth nació en 1917 en Pensilvania. Su padre, Newell Convers Wyeth, con más de 3,000 pinturas y 112 libros ilustrados, era un artista exitoso. Bajo su tutela, Andrew comenzó a ilustrar desde pequeño y llegó a ayudarlo a ilustrar algunos libros. Sin embargo, lo que realmente le apasionaba era pintar. Y así lo hizo, se dedicó a hacer obras al temple y acuarela por años; hasta que un accidente lo cambió todo. Su padre murió cuando un tren arrolló su auto en un cruce de vías.



La vida perdió el color. La obscuridad que Andrew sentía dentro no la podía iluminar ni con los pigmentos más brillantes. Sus pinturas se nublaron, se enfriaron, se desequilibraron. Y en estas comenzó a germinar una idea nueva. La belleza que antes encontraba a simple vista ahora debía estar oculta. Para hallarla debía enfocarse detrás de los detalles más pequeños, justo a un lado de lo insignificante. Algunos años antes había conocido a su esposa, Betsy James, y ella le había presentado a los hermanos Olson, Álvaro y Christina. Los hermanos y la granja en la que vivían resultaron el improbable lugar donde decidió buscar la belleza perdida.



Wyeth empezó a concentrarse en representar la sencillez de la vida. Abrazó un estilo regionalista a pesar de que la tendencia en boga era la abstracción. Se acercó a los Olson y pasó la mayor parte del tiempo con ellos. La casa rural en la que vivían lo fascinaba y les pidió permiso de quedarse una temporada. Se quedó treinta años. Los hermanos lo aceptaron sin arrepentimiento e incluso le dieron una habitación en el segundo piso para que la usara como estudio. Fue en ese cuarto que la belleza apareció de una manera inusual en el verano de 1948.



Christina Olson padecía la enfermedad de Charcot-Marie Tooth, que provoca que los pies y músculos de las piernas pierdan fuerza, interrumpe la coordinación y el movimiento. Christina estaba inmovilizada de la cintura para abajo y, por reusarse a usar una silla de ruedas, se movía arrastrándose. Y así, Wyeth la vio hacerlo a la mitad de la granja desde la ventana del segundo piso. Ahí estaba: la belleza improbable. La determinación de Christina por la vida inspiró a Wyeth a crear su obra más emblemática «Christina’s World». Tenía que hacer justicia a la extraordinaria conquista de una vida que la mayoría consideraría desesperada. El mundo podrá limitarnos físicamente, pero no espiritualmente. La belleza oculta en la tragedia, escondida en la soledad… la había reencontrado.


Decidió pintar justo eso y demostrar la nobleza humana en la cotidianidad. Christina le dio permiso de hacerlo y Wyeth optó por usar sus tres modelos favoritos. La realidad psicológica, las extremidades desgastadas y el vestido rosa pertenecen a Christina. La cabeza y el torso pertenecen a su esposa Betsy, que entonces estaba en sus veintes a diferencia de los cincuenta y cinco de Christina. Y, por supuesto, la propia casa de campo. La composición asimétrica retrata la hazaña. Entre el detalle extremo de las briznas de hierba, Christina mira fijamente la casa distante, gris y en armonía con el entorno, avanzando a pesar de la dificultad. Una muestra de carácter. Una batalla, literalmente cuesta arriba, que superará como lo ha hecho varias veces. El empeño puesto para no rendirse ante la adversidad.



Wyeth representó a Christina en varias obras y ella siempre se sintió agradecida. Más allá de la admiración mutua, compartían una amistad intensa. Cuando los hermanos Olson murieron Wyeth concibió hacerles un retrato poco convencional: su entorno sin ellos. En una habitación las cosas más insignificantes expresan el pasar de dos personas: la canasta, las cubetas, la puerta azul con rasguños hechos por un perro. En ella, los Olson se han ido, pero de alguna manera permanecen poderosamente allí.



Finalmente, Wyeth encontró lo que buscaba. En estas pinturas, y en muchas otras, demostró que la belleza, por más improbable, está en las acciones humanas y en las marcas que dejan; incluso cuando han partido. Sin quererlo en realidad pintó un mundo entero, el que tenía dentro. Hay un cuarto modelo en «Christina’s World», y es la redención de Andrew Wyeth. Finalmente encontró la belleza y la paz perdida.



Así como Wyeth, no dejemos que las cosas pasen desapercibidas ¿Dónde encuentras belleza en la cotidianidad? ¿Quiénes te la han demostrado por medio de la nobleza humana?



Muchas gracias por leer este artículo. Recuerda compartirlo y seguirnos en nuestras redes sociales.

Te invitamos a conocer una nueva recomendación en "Aprende más" al final de este artículo.


Alvaro and Christina - Andrew Wyeth / Wind from the Sea - Andrew Wyeth




 


Aprende más:

  • Nuestro libro recomendado es - Historia Del Arte por María del Rosario Farga Mullor & Araceli López Varela https://amzn.to/36xNCn2

Fuentes:

281 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo