Escocia y libertad

Actualizado: ago 18

Autor: Fermín Beguerisse Hormaechea


Era el año de 1286 d.C, cuando el caballo del rey escocés Alejandro III se precipitó y cayó por un acantilado, cobrando así la vida del monarca y dejando como única heredera a su nieta de tres años Margarita. Frente a un evidente vacío de poder, la nobleza escocesa se apresuró a elegir una regencia que ejerciera la autoridad real en nombre de la infanta; reunidos en Scone, y alrededor de la “Roca del Destino”, legendariamente reconocida como la piedra bíblica donde Jacob descansó la cabeza y soñó con una escalera por la que los ángeles ascendían al cielo y descendían a la tierra, allí, los nobles de Escocia eligieron a seis Guardianes.


No obstante, la regencia de los Guardianes duraría tan solo 4 años, pues Margarita murió en un azaroso viaje por mar; un hecho aprovechado por el rey Eduardo I de Inglaterra para inmiscuirse en los asuntos políticos de sus vecinos y fungir como mediador entre los competidores por el trono escocés, favoreciendo sobretodo a John Balliol, quien una vez nombrado rey juró lealtad a la corona inglesa.


Eduardo I pensó que John Balliol sería un aliado fiel en contra de Francia, sobretodo en el preludio de la Guerra de los Cien Años (1337-1453), pero para su sorpresa fue todo lo contrario, ya que los barones escoceses le desafiaron ratificando la Vieja Alianza Franco-Escocesa. No quedándose tranquilo, Eduardo I desató una expedición de castigo, capturó a Balliol y lo trasladó preso a Londres. Con un rey humillado y un país subyugado a la voluntad del inglés, un hombre de linaje vasallo lideró una resistencia por la libertad: William Wallace.

Estatua de William Wallace


William Wallace había jurado lealtad a John Balliol, y fiel a su juramento y a su rey se lanzó en contra de los extranjeros. Los esfuerzos de Wallace, en paralelo con los de Andrew de Moray, lograron hacer retroceder la avanzada inglesa, y juntos coronaron la historia de Escocia con una memorable victoria a las orillas del río Forth. La gloria de esta batalla y sus sucesivos ataques al norte de Inglaterra laurearon a William Wallace como caballero y único Guardián de Escocia. Sin embargo, el cenit de su vida política y militar duraría poco, pues en los bosques de Falkrik le esperaría una avasalladora derrota frente a las tropas de Eduardo I; uno a uno, los lanceros de Wallace cayeron y otros pocos de sus hombres huyeron junto con él.

La derrota había sido tan desmoralizadora que inmediatamente la mayoría de los nobles escoceses optaron por firmar la paz con Inglaterra y dejar a Wallace en condición de prófugo. Sin hombres leales a su propio país y comprados por el extranjero, William Wallace fue traicionado, capturado y enviado a Londres; Escocia sentenció a muerte a su más leal guardián.


En West-minster hall el tribunal incriminó a Wallace por bandidaje y traición. A manera de sentencia lo arrastraron con caballos a lo largo de 6 km, lo asfixiaron en la horca, después lo mutilaron, le sacaron las tripas y las echaron al fuego mientras aún vivía, y al final fue decapitado. Su trágica muerte despertó las conciencias de sus compatriotas, ¡qué habían hecho al entregar a un hombre que mostró fidelidad a su nación! Sería entonces que, en 1306, un noble escocés de nombre Robert Bruce reclamaría para sí el trono escocés y reiniciaría la lucha que Wallace no pudo continuar, una lucha que se sellaría con la declaración de independencia de Arbroath diciendo:


"En verdad no es por gloria, ni riqueza, ni honores por lo que luchamos, sino por la libertad; por eso sólo, a lo que ningún hombre honrado renuncia salvo con su vida".

Y tú ¿cómo valoras la libertad? ¿cúantos hombres y mujeres conoces que aún entregen sus vidas por valores superiores a ellos mismos? Es así que, en un esfuerzo por recuperar historias de gran heroísmo, te invitamos a disfrutar de nuestro próximo “Especial de Héroes”, un espacio que durante tres jueves por las noches nos mostrará historias de gran valor y convicción, no te lo pierdas.


Aprende más:

Fuentes:

Imágenes:




76 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo