• Compass.

Hanji: Corea en papel

Autor: Fermín Beguerisse Hormaechea

Libro Jikji en papel hanji

Entre los siglos IV y VII d.C la península de Corea se encontraba dividida en tres reinos: Goguryeo, Silla y Baekje. Durante este periodo, conocido como “Los Tres Reinos de Corea”, cada una de las monarquías tenía un sistema burocrático que valoraba el registro de sus datos e historias oficiales, lo que a su vez impulsó una particular industria: el papel hanji.

El hanji, es un papel hecho a mano a partir de la corteza interior de un árbol endémico coreano conocido como dak. Desde del siglo IV d.C, este producto acompañó la historia socio-política y socio-económica de la región, siendo testigo de la desaparición de Goguryeo y Baekje, así como del florecimiento de una Silla unificada y de las rebeliones internas que propiciaron un nuevo orden regional.

A finales del siglo IX d.C Silla sufrió de varios levantamientos que envolvieron a su población en un entorno de caos y división, provocando la fundación del reino rebelde Goguryeo Tardío. Bajo el mando del insurrecto Gung Ye, Goguryeo Tardío provocó una verdadera inestabilidad en la península; no obstante, su carente unidad política provocó el derrocamiento de Gung Ye en manos de su propio subordinado Wang Geon, quién derrotaría al reino de Silla y fundaría la dinastía Goryeo, casa real que gobernaría todo Corea del 918 al 1392.

El periodo Goryeo, puede considerarse como la era dorada del papel hanji, pues éste era utilizado para la fabricación de dinero, textos budistas, libros de medicina, historia y documentos oficiales, entre otros. Asimismo, este periodo es famoso por dos hitos culturales: la Tripitaka coreana y el Jikji.

La Tripitaka es un término tradicional con el que se le conoce a los escritos budistas, mientras que el Jikji es un documento budista coreano cuya finalidad es servir de guía a aquellos interesados en aprender de los monjes más destacados en la práctica del budismo Zen. La divulgación de ambos fue catalizada por el propio papel hanji, puesto que la invención de este papel trajo consigo, a manera de complemento, la imprenta xilográfica y la impresión con tipos móviles de metal mucho antes de que Gutenberg lo implementara en Occidente.

Por un lado, la impresión xilográfica de la Tripitaka coreana, logró hacerse mediante 80 mil planchas de madera sobre las que fueron gravadas a mano 84 mil enseñanzas budistas sin error alguno; un verdadero logro para el siglo XI en el que fue gravada e impresa, y uno aún más para el siglo XIII en el que fue reconstruida tras la invasión mongola a Corea. Mientras que, por el otro lado, la impresión del Jikji logró salir a la luz gracias a los discípulos de su autor, quienes utilizaron tipos metálicos móviles para plasmar esta antología del monje Baegunhwasang, hoy reconocida como el libro más antiguo elaborado con esta técnica.

Hacia finales del siglo XIV, Goryeo se encontraba en una situación difícil por problemas internos y externos, tales como: luchas de poder entre la nobleza, invasiones de grupos de bandidos y ataques de piratas Wako provenientes de Japón. Esta situación de desconcierto fue finalmente aprovechada por el general Yi Seong-gye, quién derrocó a los Goryeo y fundó su propia dinastía, la dinastía Joseon.

Durante el periodo Joseon (1392-1897) la industria del hanji no solo continuó creciendo, sino que vivió una verdadera diversificación que hacia de este papel un material y un producto transversal en varios sectores de la economía coreana. El hanji, además de su uso en documentación oficial, era utilizado para fabricar artículos de hogar, abanicos, bolsas de tabaco, decoración festiva e incluso invernaderos.

Con el tiempo, al incrementar la demanda por libros se buscaron nuevos materiales para fabricarlos y disminuir su costo de producción, siendo así que el gobierno coreano creara una agencia especializada en la producción de papel. Como resultado a este esfuerzo, distintas alternativas fueron inundando el mercado y desplazando al papel tradicional, siendo contados los talleres artesanales que al día de hoy producen el histórico y auténtico papel hanji.

Así como este particular material fue capaz de superar la barrera del tiempo y fungir como un elemento central en la historia y la economía coreana ¿identificas algún producto con el que tu país no podría comprenderse igual? ¿existe alguno que sea parte inherente de tu cultura e identidad nacional?


Gracias. No olvides compartir y seguirnos en redes sociales:

Explora nuestro podcast en:


Plancha de madera tallada, parte de la Tripitaka coreana



Aprende más:

Fuentes:

80 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo