• Compass.

La línea del papa

Autor: Esteban Soní Rico


¿Te has preguntado cómo se dio la división de las tierras después del descubrimiento de América?, o ¿por qué la mayor parte del continente era del Imperio Español, mientras que sólo una pequeña porción era de la corona portuguesa?



Es sabido que, a finales del siglo XV, en 1492, Cristóbal Colón llegó a un continente desconocido para la sociedad europea del momento. A principios del año siguiente, el 16 de enero de 1493, Colón parte de vuelta a España en la carabela La niña, pero a causa del mal tiempo de marzo, tuvo que parar en la isla portuguesa los Azores, por lo que Colón fue llevado a Lisboa para ser entrevistado, por Juan II, entonces rey de Portugal, quien escuchó la historia de su viaje y sobre las maravillas descubiertas. Días después, el viajero pudo salir de Portugal para dirigirse finalmente a España y reunirse con los Reyes Católicos.



Al poco tiempo de la noticia acerca del viaje, la Corona Española le pidió al papa Alejandro VI el título de las tierras del “nuevo” continente, el cual le fue concedido. El sumo pontífice le otorgó a España todas las tierras y mares que estuvieran a 100 leguas del archipiélago de los Azores y Cabo Verde, llamando a esta línea imaginaria “línea alejandrina”.



Una vez acordado, Isabel y Fernando enviaron militares para expandir el Imperio en América y a frailes para evangelizar; siendo la evangelización de los nativos una condición papal a cambio del título por las tierras.



Juan II, al enterarse del recién convenio entre el papa y los reyes de España, exigió nuevas negociaciones que incluyeran a Portugal, sustentando esta legitimidad en la concesión real que se le dio a Colón para cruzar aguas portuguesas y volver a Europa. El papa, buscando evitar conflictos entre los dos reinos, accedió a firmar el tratado de Tordesillas en 1494, tratado que movió la línea alejandrina 270 leguas más al oeste, dando a Portugal parte del “nuevo” continente.



Con el nuevo acuerdo, toda la tierra y mar que estuvieran al occidente de la línea le pertenecerían a la corona española, mientras que lo que estuviera al oriente, le correspondería a la portuguesa. Además, quienes no respetaran esta división, serían castigados con la pena de la excomunión.



La nueva división, algo arbitraria, permitió que ambas coronas comenzaran a ocupar las tierras que les correspondían. De esta manera surgió el territorio que hoy ocupa Brasil, único país de América Latina de habla portuguesa que convive en un continente predominantemente hispano hablante.



¿Cuántos acuerdos y tratados han moldeado nuestro presente? ¿Identificas otros acuerdos que hayan llegado al punto de trasar fronteras lingüístcas o incluso impulsar la migración del lenguaje?


Gracias. No olvides compartir y seguirnos en redes sociales:

Explora nuestro podcast en:


Aprende más:
Bibliografía:
  • Gutiérrez, Antonio (1990). América: Descubrimiento de un mundo nuevo. Madrid: Istmo.

  • Verlinden, C.; Pérez-Embid, F. (1967). Cristóbal Colón y el descubrimiento de América. México: Rialp.


73 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo