La resurrección del emperador asesinado. Parte 1

Autor: Guillermo Beguerisse Hormaechea


¿Contraseña?...

Viajemos al imperio nevado y conozcamos a su emperatriz. Una mujer recordada por su grandeza, por sus luchas y por enfrentarse a un muerto.


Retrato de Catalina la Grande - Stefano Torelli


Sophie von Anhalt-Zerbst, era hija de un príncipe alemán poco conocido. Gracias a la política del siglo XVIII la eligieron para casarse con Karl Ulrich, nieto, nada más, que de Pedro el Grande y heredero al trono del Imperio Ruso. Sophie llegó a Rusia con el nuevo nombre de Catalina. La historia la recordaría con el nombre de: Catalina la Grande.


A Catalina le causó una decepción inmediata su matrimonio con Karl, más adelante conocido como Zar Pedro III. Pedro era obstinado y neurótico, estaba a un paso de ser alcohólico y era, muy probablemente, impotente. Lejos del ejemplar adecuado para ser Emperador y Autócrata de Todas las Rusias. Catalina, por el contrario, era lúcida y ambiciosa. Era una mujer culta, con un liderazgo nato y con un amor por Rusia que le ganó el apoyo adecuado. No dudó en cuanto vio la posibilidad de quitarse a Pedro III del camino.


Con el apoyo del ejército, principalmente los regimientos de San Petersburgo, la corte, los ilustrados y la opinión pública, en 1762 se autoproclamó emperatriz y autócrata en la catedral de Kazán. Pedro III no tuvo otra opción que abdicar. Ocho días después fue asesinado. Aunque la opinión pública responsabilizó a Catalina por el asesinato, semanas después fue coronada con pompa en Moscú, la antigua capital, y comenzó un reinado de 34 años como Catalina II.



Como emperatriz libró dos guerras contra el Imperio Otomano, de 1768 a 1774 y de 1787 a 1792. Como consecuencia ganó parte de la costa norte del Mar Negro, incluida la península de Crimea y derecho a navegar en aguas turcas, dándole así una salida al Mediterráneo a Rusia. Igualmente fomentó la publicación de libros, la arquitectura, el teatro y estableció un sistema de escuelas primarias.


Su reinado es uno de los más importantes. Rusia se expandió más de 520 mil kilómetros cuadrados. El sueño de llegar al Bósforo y conectar el Mar Negro con el Egeo, finalmente se había vuelto alcanzable y tentó a varios de los monarcas que la siguieron. Invirtió en el crecimiento económico, intelectual y cultural del imperio. Expandió el comercio y tuvo una de las cortes más importantes de Europa. Aunque, sin duda, los problemas no le faltaron. El principal de ellos: La resurrección del emperador asesinado.


Descubre el jueves de esta semana al fantasma que la metió en problemas serios. Te recomiendo seguirnos en nuestras redes sociales para no perderte la segunda parte de esta historia.





Aprende más:

de Medici, Abel. Catalina la grande, la zarina más poderosa. 18 de noviembre de 2020. https://historia.nationalgeographic.com.es/a/catalina-grande-zarina-mas-poderosa_15860 (último acceso: 02 de agosto de 2021).


Fuentes:

BBC. Catherine the Great (1729 – 1796). 2014. http://www.bbc.co.uk/history/historic_figures/catherine_the_great.shtml (último acceso: 02 de agosto de 2021).

Britannica. Catherine the Great. s.f. https://www.britannica.com/biography/Catherine-the-Great (último acceso: 02 de agosto de 2021).




535 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo