«Personajes de Viena»: Pintores depravados

Autor: Guillermo Beguerisse Hormaechea


¿Contraseña?...

Bienvenido a la última entrega de este especial vienés. Hoy conoceremos a dos hombres que escandalizaron a la ciudad con algo impensable: el cuerpo humano como expresión psicológica.


Gustav Klimt y Egon Schiele


Gustav Klimt, nacido en Austria en 1862, fue un pintor simbolista que lideró el movimiento de Secesión de Viena, un movimiento artístico, emparentado con el art noveau en Francia y el modernismo en España e Hispanoamérica, que buscaba rejuvenecer las artes visuales austriacas y ser una alternativa a la estética conservadora que primaba en la ciudad. Sus aportes fueron tan grandes que influyó en otros movimientos, como el Expresionismo Vienés, del que Egon Schiele fue su mayor representante. En 1907, Klimt se volvió mentor de Schiele y desarrollaron una amistad cercana. La amistad de estos dos colosos del arte y sus propuestas escandalizaron a la ciudad, como era de esperarse. Klimt se especializó en retratar a la élite de Viena repleta de sensualidad, mientras que Schiele, treinta años menor, se especializó en representar el cuerpo humano retorciéndose en expresión y sentimiento.


Gustav Klimt rechazó las convenciones de la pintura académica, representadas por la Künstlerhaus —la sociedad a la que todo artista vienés respetable debía pertenecer— y junto con otros disidentes formó el movimiento de «La Secesión vienesa». Su intención era crear un arte que mezclara la elegancia y la sobriedad, la ilustración simbólica, la geometría y la construcción modular, y cualidades orgánicas fusionadas con texto y elementos de unidad. Esta visión artística explotó en Viena sin dejar a nadie indiferente, en su mayoría detractores, tal y como había deseado Klimt.


La intransigencia de Klimt atrajo a un joven artista llamado Egon Schiele. Huyendo de la disciplina académica, a los 20 años se entrevistó con Klimt, quien inmediatamente lo tomó bajo su protección y comenzó a promoverlo. Sin mucho éxito, Schiele recurrió a su propio cuerpo como fuente de inspiración. Entendió el poder de retratar el cuerpo humano indefenso, frágil, aislado. Sobre las bases del retrato psicológico y simbolista de Klimt, Schiele encrudeció el mensaje y lo llenó de expresión. Sus dibujos y pinturas se caracterizan por cuerpos esqueléticos, contorsionados, decadentes.



Aunque existen diferencias notables entre ambos artistas, tras once años de amistad sus pinturas tienen ciertos elementos en común: cuerpos alargados, en ocasiones señalados como pornográficos; una estética personal que eleva al cuerpo humano a nuevas representaciones de expresión; el conflicto de la vida y la muerte; la angustia existencial —recordemos que la presencia de Freud rondaba las calles de Viena—; la incertidumbre y lo poco convencional.


La profundidad emocional de ambos artistas está atrapada en sus pinturas, llenas de sensaciones humanas, muchas de ellas contradictorias y complejas. Indudablemente hubieran continuado rompiendo los cánones estéticos si la pandemia de la gripe española no hubiera frenado sus vidas. Klimt murió en 1918. El lugar del maestro lo hubiera ocupado el devastado Schiele si no hubiera muerto en las mismas condiciones ocho meses después.


Klimt y Schiele usaron la forma humana para expresar emociones crudas, en muchas ocasiones por medio de la distorsión. Ambos artistas pintaron una cara de Viena que aún la caracteriza y representa internacionalmente. Sus aportaciones son exponentes tempranos del expresionismo, una corriente que se alimentaría de los sentimientos y visiones personales del artista, y que marcaría un parteaguas en la historia del arte prevaleciendo hasta nuestros días.


¿Qué opinas de estas pinturas? Pero, sobre todo, ¿qué te hacen sentir? ¿De qué forma una revolución artística local puede cambiar la historia del arte mundial? ¿Conoces otro ejemplo?


Muchas gracias por leer este artículo. No olvides compartirlo y seguirnos en nuestras redes sociales. Si te perdiste alguno de los artículos del especial «Personajes de Viena» los puedes encontrar aquí:

1. «Personajes de Viena» Compositores hechizados

2. «Personajes de Viena» Colisión en los sueños

3. «Personajes de Viena»: Pintores depravados


Retrato de Adele Bloch-Bauer I - Gustav Klimt / Danae - Gustav Klimt / Las vírgenes - Gustav Klimt/ La muerte y la doncella - Schiele / Espalda desnuda y agachada - Schiele / Autorretrato - Schiele

_____________


¡Tenemos una noticia para ti! Ahora, con tan solo saludarnos por Whatsapp y guardar nuestro contacto, podrás acceder al contenido semanal cada viernes con la facilidad de un click.


Haz clic aquí: https://cutt.ly/tgJO2R6


o


escríbenos al: +52 55 8036 0046


Explora nuestros videos y podcast en:


Viena, Austria (primera mitad del siglo XX)

Aprende más:

Fuentes:
333 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo