• Compass.

Roma y la India

Actualizado: 23 de ago de 2020

Autor: Fermín Beguerisse Hormaechea

En 1859, Ferdinand de Lesseps inicia la construcción del Canal de Suez. Gracias a este canal, el comercio entre la cuenca del Mediterráneo y el sur de Asia incrementó en volumen; sin embargo, la compra-venta de bienes entre estas dos regiones no necesitó de una ola globalizadora moderna para comenzar. Un antiguo poema tamil del sur de India, sugiere intercambios con el Imperio Romano:


“Aquí se encuentra la próspera ciudad de Muchiri, donde vienen los hermosos barcos grandes del Yavana, que traen oro, salpicando la espuma blanca en las aguas y luego regresan cargados de pimienta. Aquí la música del mar en aumento nunca cesa, y el gran Rey presenta a los visitantes los productos raros del mar y la montaña.”


Con la conquista de Egipto por Octavio Turino, después Emperador Augusto, el Imperio Romano se hizo de la bonanza del Nilo así como de una salida al Mar Rojo, lo que a su vez incentivó la exploración comercial. De acuerdo al historiador Strabo, tan solo unos años después de la ocupación de Egipto, 120 botes romanos zarpaban a India cada año desde el puerto de Mios Hormos en el Mar Rojo, muy probablemente las mismas naves vistas por el poeta tamil y quien, sin conocimiento alguno de Roma, las creyó de origen yavana, sinónimo de griegas.


A lo largo de la historia se ha visto como el expansionismo de cualquier imperio viene acompañado de una necesidad por recursos, lo que los incursiona en varias exploraciones; sucedió con el imperio romano, el británico, el francés, y muchos otros más.


Aprende más:
Fuentes:




60 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo