Tejedores de agua

Autor: Guillermo Beguerisse Hormaechea


¿Contraseña?...

Hoy tengo para ti una historia milenaria proveniente de las islas de los mejores navegantes que han existido. Conoce los mapas tejidos.



Por siglos, los pobladores de las islas del Pacífico usaron canoas ligeras para moverse entre los cientos de islas y atolones que conforman las actuales Micronesia, Melanesia y Polinesia. Estas expediciones entre islas de baja altitud las hacían sin instrumentos de navegación, armados únicamente con conocimiento pasado de generación en generación. Para ello se educaban con mapas de algo inimaginable para otros marinos: los patrones de las olas.



Este tipo de cartas tejidas llamadas rebbelieb se usaron durante siglos, pero no como un mapa al que estamos acostumbrados. No están hechos a escala, sino que contienen información sobre la ubicación de las islas y cómo encontrarlas por medio del camino que el océano “construye” para el navegante. Los palos representan las corrientes oceánicas, el oleaje y los patrones de viento entorno a las islas, representadas por conchas marinas.



Cuando el oleaje profundo del océano choca con las islas, parte de la energía se refleja en las olas de la superficie. A medida que el oleaje pasa por una isla, las olas rebotan al chocar contra ella o se doblan en un patrón cruzado al pasarla, cambiando la forma de la marea. Los navegantes oceánicos modelaban estos patrones de onda creando con palos diseños de líneas rectas y curvas. Estas particulares cartas náuticas las usaban para preparar los viajes y enseñar a los nuevos marinos, mas no se llevaban a bordo por seguridad, ¡era conocimiento muy valioso! Todo debía estar en la cabeza al momento de acostarse en la proa de la canoa y sentir, literalmente, cada movimiento de la embarcación, concentrándose en la refracción y flexión del oleaje tras chocar con las lejanas islas de la región.



Esto podrá parecer magia obscura, pero la ciencia moderna ha descubierto que los patrones en las olas son reales. Por medio de imágenes satelitales se ha comprobado que las ondas se extienden por kilómetros más allá de las islas con las que interactúan, lo que efectivamente muestra la dirección y la distancia hacia la tierra.



El uso de rebbeliebs y la navegación por oleaje disminuyó casi en su totalidad después de la Segunda Guerra Mundial. Aunque aún sobreviven pocos navegantes maestros en este arte, esta sabiduría está al borde del olvido. Es crucial que se transmita a las siguientes generaciones para no perder un conocimiento milenario.



¿Conoces otras fuentes de sabiduría milenaria que estén en riesgo de perderse? ¿Qué conocimiento tienes que te ha sido heredado y puedes compartir?



Muchas gracias por leer este artículo. No olvides compartirlo y seguirnos en nuestras redes sociales.


¡Tenemos una noticia para ti! Ahora, con tan solo saludarnos por Whatsapp y guardar nuestro contacto, podrás acceder al contenido semanal cada viernes con la facilidad de un click.


Haz click aquí: https://cutt.ly/tgJO2R6


o


escríbenos al: +52 55 8036 0046



Explora nuestros videos en:



Aprende más:

Fuentes:

174 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo