El hombre más rico de la Historia

Autor: Guillermo Beguerisse Hormaechea


¿Contraseña?...

Mucho se ha hablado sobre la riqueza de los grandes gurús tecnológicos de nuestra era. Entre viajes al espacio e imperios digitales, se nos olvida que ni siquiera se acercan a la riqueza de un hombre del pasado.


Mansa Musa en el «Atlas Catalán» de Cresques Abraham (1375)


Si de riqueza estratosférica hablamos, en la historia existió un hombre que rompe con toda proporción. Su nombre: Musa I, emperador o Mansa, de Mali.



Se estima que Mansa Musa tenía una riqueza de 400,000 millones de dólares actuales, muy por encima de Jeff Bezos (alrededor de 200,000 millones) o Elon Musk (en torno a 270,000 millones); adicional a las reservas de minerales que poseía y que hacían su fortuna prácticamente infinita.



Mansa Musa subió al trono de Mali en 1307. Un musulmán acérrimo, diecisiete años después emprendió la peregrinación a La Meca que lo convirtió en leyenda y le mostró al mundo conocido la inimaginable riqueza de Mali. Salió de su capital Niani, en el río Níger, hacia El Cairo acompañado por una tropa de 60,000 hombres vestidos con seda persa brocada. El emperador montaba a caballo precedido por 500 esclavos, cada uno con un cetro de oro, y una caravana de 80 camellos cargada con 11,200 kilos de oro. Según el historiador al-Umari, al llegar a El Cairo gobernado por el sultán mameluco Al-Malik al-Nasir, distribuyó tanto oro como limosna que su precio se devaluó y provocó una inflación que duró más de una década.



La extravagante peregrinación a La Meca de Mansa Musa le anunció a todo el norte de África y a los reinos europeos que comerciaban en las costas del Mediterráneo sobre la increíble riqueza del imperio mandén, que para entonces había conquistado Gao, la capital del reino vecino Songhai y ampliado aún más su territorio y recursos. Para dimensionar el tamaño, el explorador Ibn Battuta se tardó cuatro meses en viajar desde la frontera norte del imperio hasta la capital Niani, en el sur.



Bajo el reinado de Mansa Musa, Tombuctú se convirtió en la ciudad comercial más importante del imperio. En esta ciudad fundó la madraza de Sankore, el mayor centro intelectual del islam en África y un enclave de las rutas comerciales transaharianas. Tenía conexiones de caravanas con Europa, el África subsahariana y los imperios islámicos de Medio Oriente. Ahí se intercambiaba oro de todas partes a cambio de productos exóticos y marfil que viajaban hasta los límites del mundo conocido.



Más allá de su legendaria riqueza, Mansa Musa es recordado por sentar las bases administrativas de un imperio puramente africano de gran calado. Los avances e impacto comercial del imperio de Mali perduraron por años después de su muerte en 1332.



Muchas veces perdemos de foco la importancia de personajes o reinos por no aparecer con tanta frecuencia en los libros de historia tradicionales. De ahí la importancia de revisar la Historia y de mantener una curiosidad activa. El pasado aún nos puede sorprender.



¿Qué otros personajes del pasado te sorprenden? ¿Qué fuentes utilizas para alimentar tu curiosidad? ¿Por qué no tomar un curso de una región que para muchos es un misterio? Aquí te dejo una recomendación: https://www.compass-historia.com/medio-oriente1



Muchas gracias por leer este artículo. Recuerda compartirlo y seguirnos en nuestras redes sociales.

Te invitamos a conocer una nueva recomendación en "Aprende más" al final de este artículo.


Madraza de Sankore



 



Aprende más:
  • Nuestro libro recomendado es - Mansa Musa. Peregrino del desierto, rey de Tombuctú de Miguel Guerrero: https://amzn.to/3IBUqxa



Fuentes:



228 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo