• Compass.

Saga de la exploración – El viajero más grande de la historia

Actualizado: 22 de ago de 2020

Autor: Guillermo Beguerisse Hormaechea


¿Contraseña?...

Bienvenido, hoy empieza una serie de artículos que nos llevarán cada jueves a viajar de la mano de los más grandes exploradores de la historia. Empecemos por el más grande.



Esta litografía hecha por H.L. Bennett representa a Ibn Battuta en Egipto, donde tuvo un sueño en el que un gran pájaro lo llevaba a La Meca, India y China.


Con facilidad el mayor viajero de la historia, Ibn Battuta nació en Tánger, Marruecos y en 1325, a los 21 años, decidió completar su Hayy; es decir, la peregrinación musulmana a La Meca. Partió solo y veintinueve años después regresó a casa habiendo recorrido más de 40 naciones de la actualidad. A menudo corriendo peligros extremos, navegando por mares lejanos, cruzando desiertos en caravanas de camellos y junglas a pie, comenzó su viaje montando un burro.



La ruta a través del norte de África lo enfrentaría a terrenos accidentados infestados de bandidos y a fiebres tan severas que tuvo que atarse a su silla para no colapsar. Cuando finalmente llegó a Egipto, decidió detenerse a estudiar derecho islámico. Recorrió Alejandría y El Cairo, maravillándose con una belleza y esplendor que nunca antes había visto. De ahí continuó hacia La Meca, en donde resolvió que en lugar de regresar recorrería el mundo musulmán, Dar al-Islam, tal y como un gran pájaro lo había inspirado en un sueño en Egipto. Justamente lo que ilustra la litografía de Bennett.


Se unió a una caravana que recorrió Persia e Irak hasta el norte, en el actual Azerbaiyán. Tras volver a La Meca, cruzó Yemen y el Cuerno de África hasta la ciudad somalí de Mogadiscio para continuar su exploración de las costas de Kenia y Tanzania hasta las lejanas islas de Zanzíbar, al noreste de Madagascar. De ahí decidió viajar a India, visitando en su ruta Constantinopla, la capital del Imperio Bizantino, el Mar Negro hasta los dominios de la Horda de Oro de los Uzbeg, y cruzando las estepas euroasiáticas hasta India, pasando por Afganistán y el Hindú Kush.


En Delhi obtuvo un empleo como juez con Muhammad Tughluq, un poderoso sultán islámico. Tras varios años a su servicio partió como embajador ante la corte mongol de China. Asaltado por rebeldes hindúes en el camino, con nada más que sus pantalones, se las arregló para llegar al puerto de Calcuta, pero en la víspera de su viaje, los barcos fueron hundidos por una tormenta. Varado y deshonrado, por miedo a enfrentarse a la ira del Sultán, decidió viajar al sur, hacia el archipiélago de las Maldivas. Ahí permaneció un año hasta que una pelea con los gobernantes lo impulsó a reanudar su viaje a China. Tras parar en Sri Lanka, abordó una serie de barcos mercantes que lo llevaron por el sureste asiático hasta llegar al puerto chino de Quanzhou. Refugiándose en las comunidades musulmanas del extraño país, afirmó haber llegado hasta Beijing.


Tras llegar al límite del mundo conocido, decidió volver a su hogar en Marruecos. A su regreso descubrió que sus padres habían muerto, por lo que emprendió nuevamente una excursión por el al-Andalus, al sur de España, y, posteriormente, por el Sahara hacia Tombuctú, el corazón del Imperio de Malí. Volviendo finalmente a Marruecos para siempre en 1354, donde dictó sus aventuras al escritor Ibn Juzayy. El resultado fue Rihla (viajes), en donde nos narra las aventuras arriba relatadas, sus cuatro peregrinaciones a La Meca, cómo se casó y divorció en varias ocasiones, como viajó en navíos aragoneses, venecianos y genoveses que controlaban el Mediterráneo, pisando las tierras cristianas en Cerdeña (perteneciente a la Corona de Aragón) y Constantinopla, capital del Imperio bizantino así como todo el mundo del Islam tal y como lo había vaticinado en sus sueños.


Este es el primero de seis grandes exploradores que te presentaré en las siguientes semanas. ¿Qué crees que motiva al ser humano a arriesgar su vida por el simple placer de la aventura y el descubrimiento? ¿Qué te movería a ti a dejar tu hogar y aventurarte por tierras y mares desconocidos?


No olvides escribir tus comentarios y seguirnos en nuestras redes sociales:




Aprende más

Fuentes

¡SORPRESA!

Si llegaste hasta aquí tengo algo especial para ti y tu sentido de exploración. Viaja al mundo de Ibn Battuta con esta música inspirada en su vida y viajes:


284 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo