• Compass.

Houston, tenemos un problema

Actualizado: 22 de ago de 2020

Autor: Guillermo Beguerisse Hormaechea


¿Contraseña?...

Qué gusto verte de nuevo. ¿Qué opinas de esta obra? Algo distinta de lo que normalmente vemos aquí, ¿no crees? Justamente una obra que habla del cambio, el progreso y lo distinto.

Esta pintura de Mark Tansey llamada “Action Painting II” nos muestra el despegue de un transbordador espacial mientras varios pintores capturan el momento. Sin embargo, hay varias cosas extrañas en la escena. Primeramente, los personajes parecen ser todo menos artistas; oficinistas, amas de casa, niños, personas comunes. En segundo lugar, el despegue de pocos segundos parece que ha sido pintado instantáneamente y con gran fidelidad por estos aficionados. Finalmente, a pesar de que cada uno de los personajes ve el lanzamiento desde un punto de vista distinto, todos los cuadros son exactamente iguales.


El arte de Tansey, influenciado por René Magritte, ha buscado plasmar contradicciones en sus pinturas. Según él, el conflicto es la noción más simple para desarrollar una narrativa. Crisis y conflictos como resultado de la contraposición de ideas. De igual manera, a inicios del siglo XIX, el filósofo alemán Friedrich Hegel, planteó en su obra “La Fenomenología del espíritu” el concepto de dialéctica: un proceso de tres partes consistente en tesis-antítesis-síntesis. Es decir, Hegel pensaba que el progreso se logra únicamente por medio de ir de un extremo a otro, tratando de compensar los errores cometidos previamente. Por ejemplo, de un conservadurismo extremo (tesis) a un liberalismo absoluto (antítesis) hasta llegar a un punto medio entre ambos puntos (síntesis).


Hegel y Tansey nos motivan a aprender de ideas que nos desagradan. Por medio de enfrentarnos a puntos de vista opuestos a los nuestros podemos encontrar los errores de nuestra visión, así como los puntos de verdad, logrando de esta manera llegar a una síntesis y progresar. En “Action Painting II” se abre un debate. Los personajes están copiando, de manera instantánea, realista y sin un punto de vista distinto. Cada uno siendo testigo de un momento trascendental sin darse cuenta que no están dándole ningún significado personal, un sentimiento, una reflexión o una opinión propia. Tansey nos da a entender que la representación debe tener funciones diferentes a la captura de la realidad y como estas deben interactuar unas con otras. Sólo así podemos realmente contraponerlas y lograr, como espera Hegel, el progreso.


La contraposición de ideas es algo que se nos ha limitado en el mundo posmoderno. La ilusión de comunicación que nos presentan las redes sociales no es otra cosa que una burbuja de contenido y conceptos que únicamente nos confronta con ideas similares en comunidades agrupadas y segmentadas, donde quien opina distinto es purgado por el mismo grupo. Al igual que los algoritmos de recomendación de contenido en plataformas de streaming, lo distinto ya no es censurado como en el pasado, sino simplemente recluido a lo irrelevante e ignorado.


¿De qué manera alimentas tu juicio crítico al contraponer tus ideas? ¿Qué puedes aprender de otras personas, grupos o incluso épocas? ¿Crees que esta lógica que Hegel nos incita a usar, al analizar en retrospectiva los hechos históricos, deba aplicarse al mundo contemporáneo?


No olvides escribir tus comentarios y seguirnos en nuestras redes sociales.


Aprende más:
Fuentes:


161 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo