top of page

Luz en la oscuridad

Autor: Guillermo Beguerisse Hormaechea


¿Contraseña?...

¿Qué te viene a la mente cuando piensas en la «Edad Oscura»? ¿Crees que fue un milenio de superstición, ignorancia, estancamiento y atraso? Déjame tratar de poner luz sobre la sombra…


«El triunfo de la Muerte» - Pieter Brueghel


El término «oscurantismo» se refiere a todo el período histórico entre la caída de Roma y el inicio del Renacimiento. Se le llama así porque durante años se ha creído que ese tiempo no tuvo avances científicos o culturales; sin embargo, el término no resiste el escrutinio serio.



Quien empezó todo fue Francesco Petrarca. Este erudito italiano del siglo XIV acuñó el término «Edad Oscura» porque a su razón hubo una falta de civilización en Europa entre el siglo V y XIV. Comparados con la era clásica donde los griegos y romanos brindaron al mundo arte, ciencia, filosofía, arquitectura y política, los 900 años que sucedieron los percibía como un momento en que la historia europea tomó un giro equivocado. Esta creencia se enraizó con fuerza durante el Renacimiento y en gran medida aún contamina la percepción que tenemos del periodo medieval.



Etiquetar este gran periodo como una época perdida o de escaso avance cultural es una generalización incorrecta. Esos siglos no fueron perdidos, y se caracterizaron por grandes avances gracias a la institución de moda: La Iglesia Católica. Los europeos carecían de un poder político centralizado tras la caída de Roma, por lo que el vacío de poder lo reclamó la Iglesia gracias a la fe compartida por la gran mayoría de los reinos. El poder que tomó el papado, principalmente con Gregorio el Grande a partir del 590, hizo que los reyes y reinas dejaran de monopolizar el poder y plantó la idea de limitar la autoridad de la realeza. Piensa la enorme importancia de ese concepto, el cual evolucionó hasta su conclusión natural con la Carta Magna y el nacimiento del Parlamento Inglés; un momento clave que después inspiró la forma de gobierno de distintos imperios y naciones en momentos tan cercanos a nuestra época como la instauración de la Duma durante el reinado del zar Nicolás II por la Revolución rusa de 1905. Y pensar que muchos creen que nada salió de la Edad Media.





Por otro lado, la creencia de que la religión mantuvo a la gente en la ignorancia quemando libros y brujas es inexacta. Aunque hubo casos en los que sucedió —la mayoría muchos años después de la Edad Media, cabe aclarar— la realidad es que los monjes dedicaban su vida a transcribir textos y conservar todo el conocimiento que caía en sus manos. Los conventos y monasterios fueron centros de producción de manuscritos y, contrario a la opinión popular, las mujeres tuvieron un papel importantísimo. Excelentes ejemplos son Eadburh, abadesa de Mister-in-Thanet, quien enseñó y produjo poesía, y la misma reina Emma de Normandía, una apasionada por la creación literaria. A su vez, y contrario a lo que necios y renuentes intentan promover en la actualidad, la Iglesia además promovió el peregrinaje y con ello el comercio internacional venía de la mano. Gracias al cristianismo compartido en gran parte de Europa, los primeros reinos de la Edad Media vivieron en un mundo interconectado y con ello surgieron desarrollos culturales y económicos. Esto alcanzó su máxima expresión en la corte del emperador Carlomagno; un centro de aprendizaje que aseguró la supervivencia de textos latinos y su aplicación práctica. En sus salones se dio, entre varios, un invento excepcional que hoy en día seguimos utilizando —de hecho, lo estás empleando en este instante— y que puedes descubrir en este artículo. De nuevo, una creación medieval que continúa impactando.



La Edad Media también se caracterizó por desarrollar mejores utensilios para la agricultura, como el arado pesado, el collar de caballo e incluso las herraduras. Estos inventos no son menores, y deberían equipararse a los que se dieron durante la revolución industrial del siglo XVIII. Sin esos inventos la producción de alimentos no habría alcanzado los niveles necesarios para aumentar la población, es decir el principal motor económico, y la mayor parte del norte de Europa habría continuado como un lugar incultivable repleto de bárbaros dedicados al pillaje. Considera que los países escandinavos que hoy sirven de ejemplo para el resto del mundo en aspectos de gobierno y sociedad dejaron de ser una tierra de vikingos violentos gracias a dichos inventos medievales.



Como notarás, el «oscurantismo» parece haberse instalado en nuestra época debido al desconocimiento de los aportes y cambios cruciales que se dieron entre los siglos V y XIV en Europa. Voltear a ver el pasado nos hace reconocer la humanidad común que tenemos sin importar la fecha del calendario. Hay que recordar que quienes vivieron hace siglos o incluso milenios comparten con nosotros mucho más de lo que nos gustaría creer. Hacerlo nos hará menos arrogantes y entenderemos que nuestros avances tecnológicos no nos hacen distintos ni más humanos. Puede que incluso todo lo contrario. Reconocer las condiciones del pasado, sus necesidades y la realidad a la que se enfrentaban las personas del momento también hará que nuestros juicios sobre el pasado sean mucho menos drásticos y podamos comprender la realidad como lo que siempre ha sido: procesos históricos que como humanos hemos tratado de ir mejorando con las herramientas e ideas a las que teníamos acceso en dicho momento.



¿Con qué dureza juzgas los errores del pasado? ¿De qué sirve resentir o desacreditar las acciones que se tomaron en el pasado? ¿Crees que sea más sabio tomar los aprendizajes y dejar a un lado la recriminación?


Si crees que la Historia es una fuente de conocimiento para hermanar al mundo y mejorar las decisiones del futuro, estás a tiempo de empezar a hacer la diferencia. Con sólo unos clics en tu pantalla puedes seguirnos en nuestras redes sociales. Esa es la única manera de decirle a estas plataformas, que tanto impactan en la vida diaria de millones de personas, que el contenido histórico es importante y sirve para generar un mejor futuro. Tú acción sí hace la diferencia. Da clic aquí y síguenos: Facebook, Instagram.


Recuerda que la cultura es una cadena que debes proteger y a la que debes sumar. Por favor no la rompas por apatía.



 


Aprende más:

Nuestro libro recomendado es - Historia de la Edad Media por Indro Montanelli



Fuentes:


113 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page