• Compass.

Melodía filosófica

Actualizado: 23 de ago de 2020

Autor: Fermín Beguerisse Hormaechea

Con el llanto y quejido de la enamorada Collete:

“J’ai perdu tout mon bonheur, j’ai perdu mon serviteur, Colin me délaisse!/ Perdí toda mi felicidad, perdí a mi sirviente, ¡Colin me abandona!”


Jean Jaques Rousseau, reconocido filósofo francés, da inicio a una de sus peculiares y escasas obras musicales. La ópera “Le devin du village” o “El adivino del pueblo”, escrita diez años antes de su obra filosófica más reconocida “El Contrato Social” (1762), nos relata la historia de dos enamorados que dudan el uno del otro. Por un lado, Collete piensa que Colin le es infiel con una mujer del señorío; mientras que, por el otro, Colin piensa que que Collete le engaña con un cortesano. Ambos, desesperados por “recuperar” a su amante, buscan ayuda del viejo adivino, quien por su edad conoce muy bien los sentimientos humanos y es desde su experiencia que asegura el retorno de la pareja.


En esta obra musical, representada por primera vez en el castillo real Fointainebleau y frente al rey francés Luis XV, Rousseau plasma su fascinación por la melodía y no tanto por la armonía. En música, la melodía es la esencia de lo compuesto, es decir aquello que uno fácilmente recuerda de una canción, mientras que la armonía es lo que da fondo a lo tocado y lo da a manera de acordes compuestos o en palabras más llanas con una combinación de al menos tres notas. Para el filósofo francés, la armonía, es decir la simultaneidad de sonidos, era algo artificioso y poco natural, lo que le hacía pensar que la melodía era por sí misma la única capaz de imitar las pasiones y expresar los sentimientos.


Pareciera que, en su ópera, el viejo sabio, personaje versado en las originarias pulsiones humanas, sirve no solo como personificación de su pensar respecto a la melodía como conducto para expresar la esencia del sentir humano, sino que hacía ya prefigurar también su interés por el estado natural de la sociedad y de los hombres, interés que habría de ser desarrollado en su propuesta del Contrato Social. Es en su obra filosófica, donde Rousseau propone un estado de naturaleza humano en donde el hombre es animado por dos pasiones: el amor propio y la piedad; el primero sirviendo como instinto de auto conservación y el segundo incitando a la humanidad a extender la mano al que sufre.


De la música a la observancia social, Rousseau se interesa por la esencia que tiene la melodía del vivir de los hombres; ¿y tú? ¿qué melodía tiene tu vivir?


Gracias por tu lectura, no olvides seguirnos en redes sociales.

[El Contrato Social y retrato del filósofo Jean-Jaques Rousseau]


Aprende más:
Fuentes:



103 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo