Un regalo para escuchar

Autor: Guillermo Beguerisse Hormaechea


¿Contraseña?...

En 1890, a los 37 años, Vincent van Gogh murió dos días después de dispararse en el pecho. Descubre el tormento del hombre que creó tanta belleza.


Autorretrato con oreja vendada y pipa – Van Gogh


Vincent van Gogh es sin duda uno de los pintores más famosos, tanto por la belleza de sus pinturas como por la historia de trastornos mentales que estas encierran, siendo la historia de la «oreja cortada» el episodio más conocido de su vida. Sucedió en diciembre de 1888; sin que se pueda asegurar que fue él o Paul Gauguin quien se la mutiló, lo cierto es que la pieza cortada fue enviada como regalo a la prostituta favorita de Vincent: Rachel.


El caso de Vincent no se puede ligar a un único trastorno. Mucho antes del incidente de la oreja, ya tenía problemas para relacionarse con las personas, se deprimía con regularidad y abusaba del alcohol. En la actualidad esto se denomina problemas de identidad y apego, que se cree evolucionó a bipolaridad. Van Gogh padecía dolores gastrointestinales, alteraciones neurológicas y emocionales intermitentes. Era un fumador crónico, bebedor de absenta de mala calidad, e incluso se cree que mordisqueaba sus pinturas, resultando en una alta probabilidad de envenenamiento por plomo. Para finales de 1888, su deteriorada salud mental resultó en el regalo macabro a Rachel, la primera de varias crisis sucesivas.


En dos de estas crisis, de diciembre de 1888 a febrero de 1889, mostró rasgos de delirio dentro del síndrome de abstinencia de alcohol. Después de su traslado al manicomio de Saint-Rémy, empeoró con varios episodios depresivos psicóticos que apuntan a lo que hoy se llama epilepsia focal. Además, en su vida hubo varios factores que propiciaron su desequilibrio mental: ser nombrado igual que su hermano muerto al nacer, sumisión a la religión y la figura paterna, el fracaso de crear una familia o una hermandad de pintores como había deseado, la preocupación por dejar de recibir el apoyo financiero de su hermano Theo, y su rotunda falta de éxito como pintor.


A pesar de todo, Vincent pudo crear verdaderas obras maestras, que lamentablemente se reconocieron como tales después de su suicidio. Sus famosas pinceladas en espiral se interpretan —discutiblemente— como turbulencia interna, pudiéndose apreciar en algunas de las obras más populares del periodo que pasó encerrado en Saint-Rémy, por ejemplo: «La noche estrellada». A medida que sus episodios psicóticos se volvieron más frecuentes, sus obras cambiaron. En lugar de retratar de personas y vidas agradables, se concentró en pintar imágenes frías y despobladas, como «Trigal con cuervos». Van Gogh no sólo dejó información en sus pinturas, sino también en las cartas que le escribía a su hermano y cuñada: «Estoy pensando en aceptar mi profesión de loco justo como Degas asumió la forma de notario ...».


Ante todo, y a pesar de ello, Van Gogh era un hombre de buen corazón, con una enorme fuerza de voluntad, resistencia y perseverancia. Siempre compasivo con los menos afortunados, rara vez le pagaron con la misma moneda. Pintó durante años, incluso durante los periodos más difíciles de su vida. Se cree que «Raíces de árboles» es su última pintura y que la estuvo pintando durante la mañana del mismo día en que se dio un balazo en el pecho.


Creo que la verdadera historia que esconden estas pinturas es la de un hombre que ansiaba ser escuchado. Uno de los pintores más famosos del mundo, cuyas obras aparecen replicadas en todo tipo de objetos, debería ser un constante recordatorio para abrir los sentidos y realmente escuchar lo que los demás intentan decirnos. La vida de Van Gogh hubiera sido totalmente distinta si no sólo Theo lo hubiera escuchado a la distancia. Tal vez sí nos dio un regalo para escuchar.


¿Cómo crees que habría cambiado la historia de Van Gogh? ¿Sería tan famoso si no hubiera sufrido ninguna enfermedad?


Muchas gracias por leer este artículo. No olvides compartirlo y seguirnos en nuestras redes sociales.


¡Tenemos una noticia para tí! Ahora, con tan solo saludarnos por Whatsapp y guardar nuestro contacto, podrás acceder al contenido semanal cada viernes con la facilidad de un click.

Haz click aquí: https://cutt.ly/tgJO2R6

o

escríbenos al: +52 55 8036 0046


Explora nuestro podcast en:

Imágenes de izquierda a derecha: La noche estrellada / Trigal con cuervos / Raíces de árboles


Aprende más:


Fuentes:


411 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo